Roadtrip! – Vancouver

De Seattle a Vancouver son poco menos de 3 horas manejando. Además del paisaje otoñal, el viaje estuvo súper tranquilo. Cruzar la frontera fue un trámite de 3 minutos, estos canadienses tan amables.

Aunque llegamos como al medio día, decidimos tomarnos un pequeño break a la semana intensa. Aproveche para escaparme a oootra tienda de juegos a ver qué se me pegaba.

Hace unos días en L.A, decidimos comer vietnamita por variedad, luego en San Francisco, lo que nos quedaba cerca del hotel era otro restaurante vietnamita, y resultó que en Vancouver, cruzando la calle del hotel, otro restaurante vietnamita nos esperaba. La lista de ciudades visitadas en este viaje, bien podría quedar como, Los Angeles, San Francisco, Portland, Seattle, Vancouver y Saigon.

Durante mi investigación de cosas que hacer en Vancouver, me encontré con una proyección de media noche del Rocky Horror Picture Show. Había leído algo sobre estas funciones y parecía divertido, así que compre boletos y luego le avise al grupo.
En general nadie sabía muy bien de qué se iba a tratar el show, sabíamos de la película, pero ninguno de nosotros la había visto completa, y por supuesto nos sabíamos el Baile del sapo por Timbiriche. Pero hasta ahí.
La experiencia fue de lo más divertido, el público animado, muchos en disfraces, los hosts muy chistosos y la película surreal, todo lo que yo esperaba.

Al día siguiente el clima no cooperó mucho y llovió todo el día, así que hicimos turismo bajo techo.

Fuimos primero a Science World, que es un museo de divulgación de ciencia del estilo de toca, juega y aprende. Nuestro primer interés era ver ver la función en la pantalla omnimax, que tenía una documental de Pandas. Nada para refrescar el alma como ver osos pandas dando maromas en una pantalla de 20 metros.
Otro interés que teníamos en el museo, era una exposición temporal que hablaba de la ciencia en Pixar.
Justo antes de entrar en la exhibición, mi idea de lo que pasaba en la producción de las películas de Pixar, es que el arte estaba en el desarrollo de la historia y a lo mucho el diseño de la producción, de ahí en fuera solo era cuestión de un ejército de animadores y capacidad de las computadoras para procesar. La exposición me calló la boca y de que forma.

Cada parte de la producción de las películas, empezando por la historia y el arte, pasando por el modelado, el diseño de las superficies, el diseño de sets y fotografía, simulaciones, iluminación y finalmente rendering, son labores profundamente intelectuales y artísticas.
La elasticidad del cabello de Melida en Brave, las parábolas de cada pasto en Bichos, el comportamiento del lodo en los autos de Cars, el reflejo de la Luz en cada superficie, y la expresión de cada uno de los personajes para demostrar emociones. Todo está elegantemente traducido a matemáticas y luego reproducido en las películas. Además, el avance que se ha hecho en los últimos 20 años es inmenso. A cada película le suman un reto técnico más, que damos por hecho en la pantalla.
Me encantó, todos deberíamos de ser capaces de interpretar al mundo como lo hacen en Pixar.

Saliendo del Science world y de una comida rápida, fuimos al platanario para seguir con el turismo techado. Apenas llegamos a la función y saliendo nos dio la hora del cierre, así que no pudimos ver mucho más.

Nuestra siguiente escala fue el Mercado de la Isla de Granville, que fue una gran sorpresa. Además de bonito, está muy variado y completo. Como puerto de entrada del pacifico a Canadá, uno puede encontrar todo tipo de frutas y productos interesantes. Aprovechamos para tomarnos un café y un postre.

Terminamos el día cenando en un elegante y sabroso restaurante japonés en una zona muy animada del centro.

El clima de nuestro último día de vacaciones mejoró bastante y el sol salió a saludar. Aprovechamos para darle la vuelta al parque Stanley en el turibús, pero tristemente ya no nos dio tiempo de bajar a visitarlo. Tal vez otro día con más calmita.

El bajón de final de vacaciones se acentuó, con un atardecer eterno que empezó a eso de las 3 de la tarde. Manejamos de nuevo a Seattle para tomar nuestro vuelo de regreso al mundo.

Me gusta que me rindan mis vacaciones.

 

Dejo los albumes de Flickr

 

Los Angeles 2018

San Francisco 2018

Seattle 2018

Vancouver 2018

noviembre 18, 2018

Road trip! – Seattle

De Portland a Seattle se hacen más o menos 3 horas que, comparadas con la maratón del día anterior, pues fueron súper tranquilas. Me tocó manejar la mayor parte y mis highlights fueron cuando me rebasó un Tesla, y por supuesto el paisaje otoñal tan espectacular que me me puso de malas de lo bonito.

Finalmente llegamos al departamento de nuestros amigos donde nos recibió @yosola y a quien nos dio mucho gusto de volver a ver. Nos mostró su departamento súper bonito con una vista muy mamona de la ciudad y platicamos un rato poniéndonos al corriente y chismeando a gusto.
Cuando ya nos dio hambre salimos a buscar algo de cenar. Dejamos el auto en un parqueadero cercano y nos fuimos en monoriel (cuál episodio de Los Simpson) al mercado Pike a comer mariscos.
Esa noche, siendo mero Halloween, nos tocó ver mucha gente muy creativa disfrazada por las calles, todos muy relajados y buena onda, no se si por que así sea la gente aquí,o por que sigo de buenas de estar de vacaciones.
En la cena confesé apenado que no había hecho la tarea y que no había visto Sleepless in Seattle antes de venir. Así que de regreso al departamento la vimos antes de dormir para estar al corriente y en total modo Pacific Northwest.
Me tuve que levantar muy temprano para irle a poner un veinte al estacionamiento donde dejamos el coche que vencía a las 7:00 am. Me sirvió para comprarme un café y  ver el amanecer en contemplación desde ese gran ventanal.
Ya cuando se levantaron todos, @jairtrejo se fue a trabajar y nosotros nos fuimos a desayunar a un lugar cercano. El plan para el día estuvo muy completo, empezamos con el museo de la cultura pop. Que entre sus salas tiene música, fantasía, horror y ciencia ficción. Así como Carlos Slim hizo el museo Soumaya en el DF para el exhibir su colección personal de Arte, Paul Allen (Fundador de Microsoft) fundó este museo para exhibir sus juguetes y coleccionables.
Por el lado de la música y orgullosos de su identidad grunge, el museo tiene exposiciones de Pearl Jam y Nirvana. Donde se pueden ver los cuadernos donde Eddie Vedder escribía sus letras, y demás memorabilia de estas bandas.
En la parte de fantasía, además de props de películas como El hobbit, Harry Potter, highlander y demás, también había una taxonomia de las criaturas fantásticas conocidas. En esta sala en particular disfruté unos prototipos de cartas de Magic, y unas ediciones viejas de Dungeons & Dragons.
La sala de Terror, tenía monstruos clásicos como el monstruo de la laguna negra, hasta viejos conocidos como Micheal Myers o Freddy Krueger. La sala con una ambientación bastante lúgubre, también tenía una cabina donde uno se podía meter a gritar a todo pulmón, su mejor grito de terror.
La sala de ciencia ficción, estaba igual de sabrosa, Aliens, robots y naves espaciales del cine y de la televisión se presentaban orgullosos. Entre los props a destacar estaba un T-100 de terminator muy perron.
El museo tenía una exposición temporal de cómics de Marvel, donde cuentan la historia desde los 30’s hasta el universo cinematográfico que nos tiene atrapados cada verano abarrotando los cines. Cómics como los numero uno de Spiderman o los cuatro fantásticos estaban exhibidos ahí.
A un ladito del museo, está la space needle y su mirador. Subimos a ver la panorámica, que a pesar de estar nublado igual se veía impresionante.
Sirvan estas líneas para agradecer a @yosola que me cumplí el capricho de visitar el museo del Pinball de Seattle, que tiene máquinas pinballeras desde principios del siglo pasado hasta nuestros días, y además se pueden jugar ilimitadas veces con el costo de la entrada!
Luego del Pinball, nos fuimos a Amazon a encontrarnos con @jairtrejo quien nos dio un Tour por las esferas de Amazon.
Las esferas, son un edificio en forma de pelotas de cristal donde Amazon importó una selva tropical para uso y gozo de sus empleados.
Además de plantas exóticas, peceras y cascadas, el lugar tiene muchos espacios para que uno pueda hacer juntas de trabajo o simplemente irse a sentar escuchando el agua correr. Lo cual está garantizado, por que de alguna forma le pueden subir el volumen a la cascada para que todos lo puedan escuchar. El lugar estaba muy bonito pero creo que si raya en lo excéntrico.
Ahí mismo en las oficinas de Amazon, está la tienda de Amazon Go, que es como un Oxo del futuro. Para acceder a la tienda, uno solo tiene que descargar el app a su teléfono. Una vez adentro uno entra como si fuera su despensa toma lo que necesita y se va, sin necesidad de interactuar con otro ser humano ni nadie que te pase a la otra caja para que te cobren. La cuenta llega en automático a tu celular.
Primero pensé que todo el truco era a través de medios como RFDI, que es como lo que le ponen a la ropa de Suburbia para que no se la roben. Per me explicaron que se trata de sensores en todo el techo de la tienda que usa software de reconocimiento, para saber quién eres y que te llevas. Si bien es efectivo, si está bastante creepy. Tanto tiempo de consumir ciencia ficción me sirvió para advertir que esta tecnología en malas manos, puede ser terrible. Y lo peor es que seguro ya está en malas manos 🙁
Yo soy de la idea de que, sujetos como Jeff Bezos o  Elon Musk, están a un tris de irse a vivir a una isla con Volcán de Calavera o volverse el nuevo Batman o Tony Stark
Después del Tour, hicimos una escala antes de cenar para ver al Troll de Seattle. Yo no sabia que existía pero resulta que bajo de un puente a un troll lo alcanzó la luz del día y se hizo piedra.
Ya de vuelta en el departamento de @yosola y @jairtejo, caí en cuenta que no nada más vengo a hacer turismo desde otro país, sino también desde el pasado. En un momento “que bonito es vivir en el futuro”, @jairtrejo nos dejo jugar con su Oculus Rift de realidad virtual. Si bien estaba consciente de su existencia, no estaba ni tantito preparado para la experiencia. Fue como meterme al Holodeck del enterprise. Primero estaba tomando un tour por la tierra de los muertos de Coco, luego partiendo cajas con espadas láser y luego tomando un Tour por la estación espacial internacional. Se me caían los chones de lo impresionado.
Entre las oficinas de Amazon, la tienda, la realidad virtual y que además tienen su casa coordinada con los asistentes virtuales Alexa y Ok Google, estamos a un tris de convertirnos en un episodio de Black mirror. Que ¿bonito? es vivir en el futuro.

Museo de la cultura Pop

Otoño everywhere

Space Needle

Juntas en la jungla

Oxxo del futuro

No con troles

noviembre 02, 2018

Road trip! – Portland

Según google, el camino desde San Francisco a Portland nos iba a tomar poco más de 10 horas, así que decidimos salir temprano para llegar lo más pronto posible.
Además de plática amena y de nuevos playlist, el largo camino da tiempo para le reflexión y contemplación. Por ejemplo, iba yo muy pendiente para saber en qué momento se acababa California, para poderme dar una idea de lo que hace 200 años todavía era Mexico, y pues si era un montón de tierra. También conforme nos movíamos para el norte el sol de otoño como que cuaja, primero es como un amanecer eterno, ósea sol de las 8:00 am que dura hasta las 2 de la tarde y luego hay un atardecer interminable, con sol de las 5 de la tarde por el resto del día. Se siente como que quedan a deber el medio día.
Pero la parte más disfrutable del camino es ver cambiar al paisaje. California cambia de llano y Amarillo al verde de la montaña. También hubo un pedazo muy triste donde el paisaje se pone negro y gris resultado de los incendios del verano pasado, per conforme avanzamos al norte, la fiesta de colores otoño es un espectáculo increíble. Verdes, rojos, naranjas, amarillos. Una delicia.
Las paradas que hicimos en el camino fueron más bien utilitarias, café, gasolina, snacks y comida. Incluso hicimos parada por Gas en Springfield Oregon, que según Matt Groening es el Springfield que inspiró a Homero y su familia amarilla.
Con todo y paradas, y una que otra vuelta equivocada, el total del viaje fue de 13 horas. Llegamos a Portland a eso de las 9pm, cansados y entumidos.
Nos quedamos en un hotel de la cadena Stay Pinneaple, que tiene un fetiche muy simpático con las piñas. Cenamos algo sencillo en el hotel y caímos rendidos.
Al otro día, desayunamos en Mother’s Bistro que es un Diner que estaba muy bien calificado en Foursquare (que oso ir a algo con menos de 8). Desayunamos muy sabroso, café de Oaxaca y una de las French Toast más ricas que he comido en mi insípida vida.
Antes de emprender camino, íbamos a hacer una parada “rápida” en una tienda de juegos. Pero resultó ser como una meca de los juegos de mesa, y nomas tirando baba se me fueron un par de horas.
Las cuatro cuadras que conocimos de Portland, se nos hizo bonito, aunque  que el otoño en esta zona ayuda. Ojalá hubiera algo más que hacer aquí, como para regresar.

En el camino

Puras Piñas

Guardián Games

 

noviembre 01, 2018

Road trip! – San Francisco

Salimos de L.A. muy frescos después de desayunar y agarramos carretera hacia San Francisco. Durante unas semanas antes estuvimos preparando un playlist compartido en Spotify, que llego como a 120 canciones. A la mitad del camino, nos dimos cuenta que no fueron suficientes :(. También tuvimos nuestro acostumbrado encuentro con la autoridad, por ir demasiado “lento”.

Un tramo de la carretera pasa por unos molinos generadores de electricidad que hacen un paisaje bastante bonito. Me recordó este cómic de xkcd https://xkcd.com/556/
También, por supuesto que se nos pasó la salida que marcaba waze para SF y acabamos entrando por Oakland. El vaso medio lleno es que pasamos por el estadio de Raiders y entramos por el Bay Bridge con una vista súper bonita de la Bahía.
También en una vuelta inesperada nos sorprendió el puente con toda majestuosidad.
Llegamos a SF un poco más tarde de lo que había calculado y no nos dio mucho tiempo de hacer cosas, apenas nos tomamos la foto con la estatua de Yoda y visitamos el Palace of Fine Arts.
Nos fuimos a guardar temprano para reposar el viaje y por que teníamos los boletos para el ferry de Alcatraz muy temprano.
Al otro día, previa parada por un Café, tomamos el Ferry para Alcatraz.
La visita está muy interesante y aprendí mucho. Además de fuerte en la guerra civil y cárcel en la primera mitad del siglo XX, yo no conocía la historia de los Indios que en el 69 se fueron a apropiar la isla queriendo hacerla un lugar tipo kibbutz. Muy interesante.
El boleto a la isla incluye un audiotour muy bien producido y entretenido. Te platican de la vida de los prisioneros, de los intentos de fuga y de muchos detalles que aderezan muy bien la visita. Entre otras cosas platican la fuga que sale en la película de Clint Eastwood, o como un día hubo una fiesta ahí en la prison, y la orquesta de los presos empezó a tocar, tocaron rocanrol y todo se animó y un cuate se paró y empezó a cantar el Rock… todo el mundo a bailar. Todo el mundo en la prisión, corrieron a bailar el Rock.
Después de Alcatraz, nos fuimos caminando por el embarcadero hasta Fishermen’s Wharf a comer en “The Franciscan” recomendado por @yosola. Comimos Cangrejo hasta decir basta. Delicioso.
Después de comer la siguiente parada fue el Walt Disney Family museum. No sabía que esperar de este lugar y me dejo muy muy sorprendido.
El museo es un recorrido por la vida de Walt Disney, desde su juventud como voluntario en la 1a Guerra mundial, a LOS 16 AÑOS! hasta la construcción de su imperio de animación y entretenimiento. El museo está súper bonito y elegantemente curado. Está lleno de monitores con entrevistas y clips animados, música y multimedia.  Definitivamente vale la pena.
El museo resultó estar muy cerca del Golden Gate, específicamente de Fort Point, que es donde Kim Novak se avienta al mar en Vértigo. Ademas coincidió con el atardecer lo que dio chance a buenas fotos.
Para terminar el día cenamos Pho en un restaurante vietnamita cerca del hotel y nos fuimos a descansar por que nos espera la manejada más larga el día de mañana.
Que bonito es San Francisco, a ver si vengo otra vez con más tiempo.

Palace of the fine arts

La Roca

Blanca Nieves y los siete oscaritos

Golden Gate

octubre 30, 2018

Road Trip! – Los Angeles parte II

Desayunamos en un Diner cerca del hotel y jalamos para el observatorio Griffith y aunque íbamos relativamente temprano, ya había mucha gente cuando llegamos. James Dean no tuvo tantos problemas para estacionarse. Mientras @alicedice comparaba los boletos para el platanario yo me fui a buscar lugar, apenas llegue a tiempo a la función.
La función que vimos hablaba del agua como fuente vida y nos gustó tanto que hicimos permanencia voluntaria para ver la siguiente que hablaba de cómo nos creíamos el centro del universo por mucho tiempo.
Me gusta ese sentimiento de perspectiva que dan los planetarios, uno ve cuán chiquitos somos y se da cuenta que cualquier problema es una vacilada.
El resto del observatorio es tal y como lo vio en el cine, hasta hay un busto conmemorativo de James Dean. Además tiene una vista muy bonita y nos tocó muy buen clima.
La ciudad de Los Angeles, es muy grande y sumándole que tiene de los tráficos más gachos de Estados Unidos, los trayectos no estuvieron cortos. Nos recordó a nuestra CDMX.
El juego de baseball modificó un poco nuestros planes, así que en aras de irnos acercando al estadio fuimos a visitar The Last Bookstore.
The last bookstore se dice ser la librería / tienda de discos más grande de California, y tiene una vibra muy especial.
Además de vender libros, tienen una enorme selección de vinilos hipsters, galerías de arte y hasta una tienda de estambres y tejidos, pero el atractivo principal es el laberinto de libros del segundo piso. Me gustó mucho.
Después de la librería y para acercarnos más al estadio, comimos en un restaurante vietnamita del barrio chino, que según google quedaba a menos de 1km de la casa de los Dodgers.
Si bien quedaba cerca, un par de salidas mal tomadas nos hicieron dar más vuelta y meternos al tráfico pre-juego. Fue un momento de tensión, por que 5 min de camino se convirtieron en 30 con el juego cerca de comenzar.
El estadio de los Dodgers está en la cima de una loma, a pesar de que el mapa nos señalaba que estaba muy cerca, visualmente no se alcanzaba a distinguir y eso solo aumentaba mi ansiedad.
Finalmente un grupo de personas en el auto de enfrente se bajo para seguir a pie, y pensando que ellos sabrían el camino, me bajé para seguirlos.
Todo el ejercicio que he estado haciendo este año fue entrenamiento para este momento. Entre la presión del tiempo y la pinche subida me hicieron trabajar, piernas, pulmones y corazón en un cardio intenso.
A cada paso y gota de sudor, pensé que debí de haberle hecho caso a mi padre y haberme ido al estadio desde las 7 a.m.
Agotado pero contento llegué al estadio que ya era una fiesta del tamaño de serie mundial.
Me divertí muchísimo, además del ambiente en el estadio, la maravilla de vivir en el futuro y de traer una pila extra, me permitió estar en comunicación y compartir con familia y amigos la experiencia durante el juego. Uno ya no está solo.
En un momento por ahí de la 4a entrada que el juego seguía 0-0, pensé en la posibilidad de que el juego durara como los 18 inning del día anterior, pero un Gran Slam de los Dodgers en la 6, rompió el estadio en júbilo. Ese momento valió el boleto y la caminada.
Otra parte que había que improvisar era la salida del estadio. Cautelosamente me pare de mi lugar en la 8va entrada para estudiar mis alternativas. Cuando Boston anotó 3 carreras en la parte alta de la 9a decidí correr para ganarle a la marabunta de gente y buscar un medio de transporte para salir de ahí. Fue una buena decisión. Encontré unos autobuses que me llevaban a una estación donde amablemente @alicedice paso por mi.
Fue un buen día

Alza la mano… al cielo

Rebeldes sin causa

Laberinto (Sin Bowie, ni muppets)

Barrio Chino

 

Playball!

octubre 28, 2018

Road trip! – Los Angeles parte I

En el vuelo a Los Angeles vi Rebelde sin Causa. Tenía mucho tiempo de haberla visto y la disfruté mucho. De cuando estaban descubriendo en Teenage angst, se me hace una película muy sincera y nada pretenciosa,  James Dean lo hace muy bien y Natalie wood está muy guapa. También sale el observatorio Griffith en todo su esplendor.

Ya en Los Angeles y después del que el agente de  migración  me hiciera la acostumbrada jeta, me encontré con @alicedice. En poco tiempo ya teníamos el auto y estábamos listos para turistear.
La ciudad estaba de muy buen ánimo, o a lo mejor es que yo andaba de buenas. Todos traían Jersey de los Dodgers y parecían contentos.
Lo primero que hicimos es buscar un lugar para comer y ya con la panza llena nos fuimos a visitar el Getty Center.
Seguro recuerdan a Paul Getty como el viejito petrolero millonario y mamón que no quería pagar el rescate de uno de sus nietos cuando lo secuestraron en los 70’s. (Como lo vio en la película del año pasado: All the money in the world).
Pues este señor Getty, en lugar de pagar por su nieto, se hizo de una colección  de arte muy impresionante y que ahora está a  disposición del público en un edificio increíble de bonito.
Llegamos al museo justo a tiempo para tomar  un tour por la colección de impresionistas. Entre Monets, Renoirs, Degas, está una pieza de Iris de Van Gogh, que es como la joya de la colección, y si está bien bonita.
Además es bien sabroso cuando a un sope como yo le explican la exposición. De lo que aprendí es que justo a esas alturas del siglo XIX, la banda casi no salía a pintar exteriores por que cargar con las pinturas era una flojera, y más bien salían, hacían un bosquejo y se regresaban a pintarlo en la comodidad de su casa. Hasta que inventaron los tubitos con pintura, resultaba muy práctico salir con hartos colores y eso pues le dio mucha vida al movimiento impresionista. Muy rica la exposición.
De ahí agarramos camino al Los Angeles más céntrico y turista, e hicimos escala en la primera tienda de juegos del viaje. Haciendo ejercicios avanzados de autocontrol, me contuve y solo me lleve un par de cositas.
Ya por la tarde llegamos al Teatro chino y al Phillips center, que es donde se hace la ceremonia de los Oscar y que yo le sigo diciendo Kodak Center (Así como decirle Reino Aventura a Six Flags).
Nos tomamos la foto y cenamos una hamburguesa.
Para estas horas, ya había empezado el 3er juego de la serie mundial y en la misma plaza nos encontramos una tienda de los Dodgers donde me compré mi Jersey y vimos un ratito del juego.
Siendo viernes y como los viernes se va al cine, nos metimos al Chino a ver Haloween, que es una vacilada pero igual nos divertimos.
La sorpresa fue que al salir de la película, ¡el juego seguía! 18 innings! Todavía nos dio tiempo de llegar con calma al hotel para ver el final.
Hablando del hotel. Este me tocó reservarlo a mi, y en mi nerdez reservé en el Safari Inn, que es el hotel dónde se hospedan Christian Slater y Patricia Arquette en True Romance, una película que me gusta mucho. Si ya saben como soy, para que me encargan la reserva.
Jardines en el Getty

Jardines del Getty


Terraza mailob

Irises sin Googoo dolls

Encuentre los 20 años de diferencias

octubre 27, 2018

Roadtrip!

Si algo he de agradecerle a este Blog, es la cascada de gente maravillosa que he tenido la oportinidad de conocer. Una de esas personas es @yosola, que Entre canciones de Mike Laure, casa de las enchiladas, Maufests, viajes a la playa y eventos en el Auditorio Nacional, compartimos muy divertidos momentos durante sus 10 años en México. 

Finalmente la vida pasó y yo me cambié de ciudad y mi maestra de colombiano avanzado se casó y volvió a mudarse de país ahora a EU, especificamente a San Francisco.

San Francisco es una ciudad que siempre he queridoconocer, asi que irla a visitar era el pretexto perfecto.

Tristemente la vida siguió pasando y así el tiempo, y nunca parecía la oportunidad adecuada.

Al principio de este año @alicedice y yo nos hicimos de proposito hacer ese viaje,y durante una visita de @yosola y @jairtrejo en Mexico se los platicamos.

El detalle es que justo esa estancia en el país era para arreglar papeles de @jairtrejo por que Jeff Bezos le rogaba que se fuera a trabajar con el y pues se mudaban a Seattle.

Como yo ya estaba bien decidido de irlos a visitar y de conocer San Francisco, ni eso me iba hacer cambir de opinión. Plantamos la idea para un viaje al final del verano, recorriendo la costa oeste de EEUU, pasando por San Francisco y culminando con la visita a nuestros amigos. La idea era sólida.

En el inter se nos atravesaron algunas complicaciones al plan, como un viaje inesperado a Egipto y que mi Visa norteamericana se venció en el proceso.

Aun decididos movimos la fecha para finales de octubre y una vez que tuve mi visa en la mano, me transormé en Tripzilla y empecé con los preparativos serios.

El itinerario empieza en Los Angeles, donde rentaremos un auto para despues manejar a San Francisco, hacer una escala en Portland y seguir a Seattle, cerrando el viaje cruzando la frontera norte y pasando un par de días en Vancouver. Todo en una semana.

Entre los preparativos de viaje, hice la investigación regular de lugares que visitar, mapa correspondiente en google maps, playlist, y peliculas relevantes a cada ciudad.

Para Los Angeles, vi L.A. story, revisité True Romance que tanto me gusta, y espero ver Rebelde sin causa en el avión.

Para San Francisco vimos Vértigo y por supuesto The Rock, que me sé de memoria gracias a mis años de cácaro. No encontré nada de Portland que valiera la pena y confieso que no me dio tiempo de ver nada de Seattle, pero para Vancouver vi Dead Hooker in a Trunk, que es la opera prima de las hermanas Soska que son canadienses.

Algo que no tenía en el plan era que los Dodgers avanzaran tan bien en los playoffs, y la semana pasada justo cuando le ganaron el pase a los Cerveceros a la serie mundial, y despues de una breve terapia de convencimiento por parte de mis hermanos, me hice de un boleto para el cuarto juego de la serie.

Mi primer impulso cuando me lo sugirieronfue decir que no. Pero bajo la máxima de que el dinero va y viene, y que no iba a tener otra oportunidad asi de clara, me alegro mucho de haberles hecho caso. Estoy muy emocionado.

En fin, ya empezaron mis vacaciones.

octubre 26, 2018

Post Ecológico

Dejé de separar la basura cuando llegué a vivir a León. Me dijeron que aquí no se hacía y simplemente me rendí. Hasta hace poco medité que era un hábito que no debí de haber perdido, así que estoy tratando hacerlo de nuevo, aunque no siempre lo logro.

Un hábito que si logré fueron mis bolsas de super. Siempre van en la cajuela listas. Además de no generar plástico resultan bastante convenientes a la hora de empacar, le caben mas cosas y son más fáciles de cargar. Es como un doble incentivo.

El otro día en la caja del súper la señora frente  a mi llevaba sus frutas y verduras en unos morralitos de tela, que se veían estaban hechos para ese propósito específico. Me pareció buena idea y le pregunté donde las había conseguido. Me dirigió a una tienda cercana donde sabía que las vendían, aunque me dijo que las suyas las había comprado en internet. Aún no he ido a la tienda.

El tema de los popotes se me hace muy curioso. Por supuesto que es cierto que generan plástico y contaminan a lo wey. Pero lo que me intriga es quien o como tomó la decisión de hacer de los popotes el enemigo, en lugar del unicel, las bolsas del súper o las botellas de PET. ¿Habrán acordado algo con la industria popotera?

Me imagino al gobierno en una junta con los empresarios plastiqueros, donde el gobierno les avisa que necesitan sacar una campaña ecológica como parte de la agenda y juntos deciden que tienen que sacrificar algún producto y deciden que los popotes son una baja aceptable. O tal vez no quedaron en ningun acuerdo y la campaña salió sin aviso alguno, ¿cómo afectó a las compañías de plásticos? ¿alguna de ellas habrá hecho una real introspección pensando: “Cheil, mis productos si están matando al planeta, mejor cambio de giro, o le hablo a los alumnos del poli paraa que ayuden a hacer desechables de la planta del nopal.” Lo dudo mucho, ha de haber mucho dinero de por medio, y el dinero siempre nos ciega rudo.

Hace muchos años, en mis épocas universitarias y mas pránganas de mi vida, pensé que una buena idea para conseguir algo de dinero era reciclando. Tenía ubicado un local en la calle de Pacífico que tenía un letrero que decía: “Se compra Aluminio”. Pasé un verano pepenando latas de refresco de donde podía, las echaba a mi mochila y las guardaba e grandes bolsas para basura en casa de mis papás. Finalmente cuando llené dos bolsotas de latas aplastadas, fui al local a cobrar mi botín. Me dieron miseros $8.70 pesos (Nuevos pesos) por mis latas.

Mientras me daban mi morralla (y me veían con ternura), vi como descargaban camiones enteros de aluminio y otros materiales para reciclar.

Así es como uno va descubriendo el mundo.

agosto 14, 2018

Calistenia

En abril de este año, una oompa loompa nos dejó. Era muy buena en lo que hacía, pero se fue buscando una mejor oportunidad y al parecer la encontró.

Hicimos algunos movimientos de contingencia de personal y puestos y como resultado me quedé con una vacante de analista de uno de reportes directos. Una buena parte de sus tareas las pudimos outsorcear con recusrsos de la oficina en Portugal y las demas actividades me las quedé yo, mientras llenamos la vacante.

Corte a 4 meses después, y por x o y aún no hemos contratado a nadie y el tema se vuelve cada vez mas urgente.

Hoy tenía una entrevista y el aplicante nomás no se presentó. Cheil!

A mi, mientras se me acumula la chamba, decido que es buen momento para volver a postear desde la oficina.

Pero no todo es drama, de hecho estoy teniendo un muy buen momento, me han pasado muchas cosas buenas en los últimos días y la verdad es que me gustaría que quedaran de alguna forma registradas aqui.

Pero si no es zeitgeist musical o crónica de viaje me cuesta mucho trabajo sacar una idea con la facilidad de hace 14 o 15 años.

Me dicen que es un músculo y que hay que ejercitarlo y pues eso es este post, calistenia.

agosto 10, 2018

Cairo

En el aeropuerto del Cairo nos estaba esperando Waleed, que era el mismo chofer que nos había recogido en Alejandría. Nuestros planes para Cairo los habíamos organizado con otra compañía, pero nos dejó su número y se puso a nuestras órdenes.

El hotel donde nos quedamos, estaba en una zona muy bonita de la ciudad, justo junto al Nilo y con una terraza- cafetería en el último piso con una vista increíble, donde almorzamos.
Como el mundo es un pañuelo, y Michelle muy popular, resulta que una amiga suya estaba en Cairo para una boda y estaban organizando verse. Primero pensamos invitarla a la cena que estaba planeada en el Tour, pero la amiga viajaba con su hija de 7 años, así que buscando un plan mas family friendly, recordamos el show de luz y sonido en las pirámides, y buscamos a Waleed para tomarle la palabra. Súper eficientes el muchacho nos organizó el show, y quedó de pasar por nosotros por la tarde.
Aunque nos cortamos del grupo aún así nos reunimos en el lobby a saludar y conocernos. El organizador, de nombre Fayed, se dedica a organizar viajecitos de fin de semana a cualquier parte del mundo a Americanos viviendo en el Medio Oriente. Parece que le va muy bien y para varios de los del grupo no era su primer viaje. Un montón de gente agradable.

Terraza al Nilo

Nos despedimos y al poco tiempo llegó Laura, la amiga de Michelle y su hija Maya que resultó ser un trompo muy simpático.
Yo había leído que las pirámides se alcanzan a ver desde varios puntos de la ciudad. Pero en nuestra ida y vuelta a Alejandría, como era de noche nunca vi nada. También estaba muy pendiente para ver si las veía desde el aire al ir o venir de Luxor, nada… se me estuvieron escondiendo. Hasta ahora…
Totalmente desprevenido, como si fueran las aletas de un tiburón, aparecieron las pirámides detrás de los edificios. Me emocioné mucho.
Waleed tuvo a bien llevarnos muy temprano al lugar con toda la intención de aprovechar para las fotos. Y pues si, cuando llegamos, no había nadie más, teníamos a las pirámides y al atardecer para nosotros solos. Además de todo, Waleed nos estuvo cuidando de los egipcios que se ponen abusivos con el turista, te arrebatan la cámara para tomarte la foto a cambio de una propina. La verdad es que nos sacamos la lotería con nuestros guías.
 Cuando acabo el atardecer empezó el espectáculo. Resulta que es exactamente el mismo que sale en la Espía que me amo. Narrado por Omar Shariff, se siente muy retro (por no decir viejo), ñero y anticuado. ¡Me encanto! La música es un como a go-go dramático, y  la experiencia es memorable.
¡Como no me fui de traje como Roger Moore!
Se nota como han de haber querido actualizarlo en los 80, agregándole rayo láser y seguro la proyección en la esfinge ha de tener unos 20 años. Pero hasta ahí. Después de haber visto el año pasado los shows de Disney, me queda claro que este escenario tiene muchísimo potencial desperdiciado, si tan solo le invirtieran un poquito más.
Pero bueno, las pirámides tienen 5000 años, así que qué más da que el espectáculo tenga 50. Ni quien se fije.

Pirámides VIP

Regresamos al hotel para una cena simple y listos para conocer las pirámides de cerca al siguiente día.
Nos recogieron temprano, pero para el sol ya era tarde y quemaba intenso. Lo bueno es que yo soy raza de bronce y con una gorra tengo.
La primera parada fue la pirámide de keops íntimamente, no te las acabas. Ahí tienes tu mano en la cosa más imponente que ha hecho el hombre, que igual impresionaron a Napoleón, Julio César, Alejandro Magno y cualquier cantidad de jerarcas y peatones antes que ellos. Abrumador.
La segunda parada fue un mirador donde se pueden apreciar las pirámides todas las pirámide: Aquí el reto es encontrar un ángulo donde no salgan las oleadas de turistas que también están buscando el mejor ángulo o su foto creativa. Me hizo apreciar aún más el momento que tuvimos solos el día anterior.
Como me acepto y me quiero como turista, cuando me ofrecieron el paseo en camello, no lo pensé dos veces. Estoy seguro que hace 6 meses ni se me hubiera ocurrido intentarlo, pero me anduve sintiendo muy audaz. El viaje fue simple, una vuelta de media hora enterrando mis uñas en la joroba del pobre animal. Fuimos, nos tomamos unas fotos y regresamos. No creo poder olvidar la experiencia.
De ahí nos fuimos a verle la cara a la Esfinge. Entre el calor, el tumulto y mi trasero con síndrome post-joroba de camello, no estuvimos mas tiempo del necesario para sacar la foto pal feis.

Abrazando 5mil años de historia

Jorobas Inc.

El almuerzo fue muy cerca de las pirámides en un lugar muy sabroso. La comida en general fue muy regular y nada exótica. Esta vez comimos pollito rostizado con especias muy muy sabroso.
Después de comer nos llevaron al museo del Cairo. El museo fue fundado en 1802 y desde entonces nadie ha sido para pasarle un trapito.
En su fetiche por lo antiguo, los egipcios han dejado las mismas exposiciones que cuando inauguraron en museo, con las notas escritas a máquina de escribir y en estantes que por si mismos merecen una exposición de antigüedades. Según me cuentan, están por abrir uno más motherno que, Ra mediante, hasta va a tener aire acondicionado.
Eso si, el museo está enorme. Con ganas de pasar un par de días explorándolo a detalle. Me queda claro que, entre este museo y otras colecciones gigantes como la del Met, el Louvre, o el British Museum, los egipcios tenían tesoros para todos.
De lo que pudimos ver, dos cosas me causaron mucha impresión. Una fue la estatua de Keops (o Kofu). Resulta que del señor que construyó la primera de las Pirámides, no  habían encontrado ninguna estatua, nadie sabe si están perdidas, destruidas en el tiempo o qué pasó. Un día, en un cementerio antiguo al sur de Egipto, encontraron una tumba de alguien que parece que estuvo trabajando en la construcción de la pirámide. Este sujeto orgulloso de su chamba, pidió que lo enterraran con una efigie del patrón, solo que como era muy pobre nomás le alcanzó para una figurita del tamaño de un Lego que, 5000 años después resulta ser la única representación que existe del famoso Faraón.
También resulta curioso que, siendo la pieza más valiosa del museo, esté protegida con seguridad de vanguardia… para 1802. Solo protegida por una cajita de madera, 3 vidrios y con un candado de medio pelo.
Por supuesto también pasamos por la sala con los tesoros encontrados en la tumba de Tutankamon. Uno puede estar frente a frente con la famosa máscara, admirar el sarcófago y demás tesoros que encontraron en la tumba. Es imposible no hacerse la pregunta: si así estaba la tumba de un faraón menor y poco importante, cómo estarían las de los demás.
Después de nuestra visita al museo, regresamos al hotel para refrescarnos y prepararnos para la cena.

Museo del Cairo

Spoiler: No tiene sala Beatle

La cena estaba programada en un lugar de comida egipcia, pero Fayed se sintió creativo y nos llevó a conocer un lugar que acababan de abrir y que al parecer estaba muy bueno. El lugar se llama “Mezcal” donde se sirve comida latinoamericana. Ósea que viaje 10 mil km para poder comer quesadillas con guacamole.
Afortunadamente también había comida peruana y argentina y pedí un lomo saltado bastante razonable. Aunque lo verdaderamente rico de la cena fue el rato ameno con el grupo.
Para el último día en El Cairo, el itinerario consideraba un paseo por El Cairo Cristiano o  cóptico.
Actualmente Egipto es 90% musulmán, pero no hay que olvidar que en su historia, también fue gobernada por romanos, griegos, turcos, etc. Y tuvo su época cristiana.
El primer lugar que visitamos fue la Iglesia colgante de St George. Se le dice así por que hace ya algunos siglos, estaba parada sobre dos pilares que a lo lejos parecía que estaba flotando. Como la visitamos en domingo nos tocó misa y todo. La iglesia tiene unos murales que platican la historia de San xxx, que encontré muy interesante. Resulta que un día el rey decidió que se iba a hacer una carretera a través de una montaña para unir dos comunidades, en su mayoría cristianas. Árabes y judios maloras, le empezaron a tirar cábula los cristianos y le dijeron al rey que en la biblia dice literalmente que la fé mueve montañas, que por qué no mejor les pedía a los cristianos que se aventaran el proyecto. El San xxx, junto a una banda y diceeeeen, que poniéndose a rezar, efectivamente movieron la montaña como si fueran Jedis. Y a Xxx lo hicieron santo.
De ahí nos fuimos a visitar otra iglesia, que diceeeen fue la primera iglesia cristiana. Hace como 2000 años, que Jesús, María y José andaban huyendo de los romanos por todo Egipto, hicieron una parada en este lugar de Cairo y estuvieron escondidos unos meses. Básicamente es uno de los lugares originales de las posadas, nomas que sin piñata al final.
También visitamos una sinagoga, pero esa si estaba abandonada por que todos los judios se salieron de Egipto en los 60’s a raíz de la guerra vs Israel. El lugar ahora lo administra el gobierno solo para visitas de turistas despistados.
En el camino nos detuvimos en un Bazar.
En este viaje conocimos muchos tipos de templos. Lugares dedicados a dioses, mausoleos dedicados a grandes reyes, iglesias y sinagogas. Este bazar era también un templo pero al mal gusto.
En serio, la cultura del antiguo Egipto tiene y merece todo mi respeto. Pero ¿quien en pleno uso de sus facultades compra una estatua de Anubis tamaño natural para adornar su casa? Hagan de cuenta que nos llevaron a la matriz de Galerías el triunfo. Mal mal.

San Yorch

Eeeen el nombre del cieeeelooo…

Pasaje cóptico

El almuerzo de este día fue el que tuvo más personalidad del viaje. Nos llevaron a comer a un lugar tipo cocina económica cutre un plato típico egipcio, de cuyo nombre no puedo acordarme. Se trata de un plato de arroz, con fideos, lentejas y cebolla tostada, bañada en una salsa roja y acompañada de aceite picante. Disfrute mucho la experiencia.
Y así acabo mi viaje por Egipto, aún estoy en el viaje de regreso a mi casa. Si bien nos va, para los siguientes días podré armar un álbum de fotos en Flickr para compartirlo.
Gracias por leer y sigan gozando!
julio 08, 2018