Archivos de septiembre, 2003

septiembre 29, 2003

“Little Mona Lisa laying by my side”

…Me gustan los Kings of Leon…

septiembre 29, 2003

Sábado Distrito Federal.

Decidí quedarme en la cama hasta que me dolió la espalda. Me levanté, fui a la tintorería a recoger ropa y la tintorera (mujer que atiende tintorería) tenía un cabestrillo en el brazo. Le pregunté en un tono amable, sorprendido y cortés, que le había pasado, a lo que me dio la respuesta corta y políticamente correcta de: “Tuve un accidente y me lastimé el brazo”. Duh! Yo pensé que se había puesto el cabestrillo de pura onda, pero obviamente ella no quería tener esa conversación conmigo. Me dio mi ropa, me dijo que mis jeans negros todavía no estaban teñidos y me fui. Tal vez debí de haberme despedido con un “Que se mejore” o algo así, pero el lazo no es tan fuerte. Luego me arrepentí, y pensé que en realidad deseo que se mejore, aunque ella no lo sepa.

Luego me senté a ver unos minutos de Back to the Future, en lo que nos íbamos. Hubo comida familiar en casa de mi tía Irma, por que mi tío Nacho se regresa a Puerto Rico. Como cada año él viene a principios de Julio para el cumpleaños de mi abuelita y se queda un par de meses.

Antes pasamos al super a comprar una botella de tequila y luego nos enfrentamos a un tráfico de aquellos sabrosos.

En la comida estaba toda la familia de mi mamá, incluyendo a mi hermano su esposa y mi sobrina que voló de brazos en brazos mientras todas mis tías y primas la magullaban.

Hubo suficiente comida, rajas, arrocito, y un Mixiote de Carnero de alta cocina. Comimos y bebimos como si no hubiera día de ayer. El tema de la tarde y objeto de la mayoría de los brindis fue el alcoholimetro que es una amenaza real para mis primos, que ah como chupan. Estuvo bien.

Ya como a las 10 partí con mi hermana a la casa del Verde a otra de sus acostumbradas tertulias, obedeciendo, por supuesto, a mi habilidad natural de ser el primero en llegar a las fiestas.

No tardo mucho en llenarse de gente, e incluso hubo un momento digno de felicitación, donde el público femenino era mayor al masculino, eso no cualquiera.

Vi gente familiar, y extraños que finalmente no lo fueron y aparte tenían buenos gustos musicales.

Plácido Domingo.

Raro, por que no me levante de malas. Me quedé todo el día leyendo un libro llamado “Inteligencia Emocional” y medio preparando un resumen-reporte-ensayo para el posgrado. Tiene algunos conceptos interesantes, pero hoy no los voy a discutir.

septiembre 24, 2003

Después de 2 años en esta oficina y hay una mujer que me dice Mario. Al principio me dio hueva corregirla, esperaba que se diera cuenta ella sola, pero no. Después de todo no trato con ella seguido. Pero esta semana que me encontré casual con ella, me saludo y dijo muy segura y claramente “Hola Mario”, me cagó/divirtió. No la corregí.

Lo que me recuerda una anécdota muy cagada. Al principio de la carrera, era clásico que se organizaban fiestas y reuniones por el puro gusto. Como estabamos apenas conociéndonos también es clásico que haya gente que no te hayas aprendido su nombre, pero no hay bronca, basta con que te pongas abusado y en alguna conversación cualquiera pesques el nombre y asunto arreglado.

Resulta que en estas fiestas aparecía un individuo que siempre se aparecía y nadie sabía como se llamaba, pero nadie. Ya después de casi 3 meses, ya era mala onda referirse a el como ‘cht! Tu’ o ‘wey’. Así que un cuate muy abusado salió con un plan: En la peda de repente se iba a hablar del tema de la foto en las identificaciones. El iba a sacar su credencial del IFE y exclamar algo así como “Ah! Pero que cagado salí” y así tenían que hacer todos, entonces el monito sin nombre, siguiendo el juego, iba a sacar su credencial para poder leer su nombre y ahorrarse vergüenzas.

Fueron sacando credenciales uno a uno, y cuando saco la suya, Roberto (el de la idea) se la arrebato y dijo en voz alta “Pinche Joaquín que foto tan Cagada!”, todos se rieron y paso el asunto.

Un día en otro reven, el Joaquín bien enojado empieza a cagar a medio mundo, “Ya no me digan Joaquín!”, “¿Por qué me dicen Joaquín?” y alguien le respondió “Ah chinga!’, ¿Pues que no te llamas así?” “No, ¿Por que?” “Por que así dice tu credencial de elector, ¿qué no?” Entonces Joaquín sacó su credencial donde se podía leer: Nombre: Fulanito de Tal, Dirección: Joaquín Berlanga #4.

A la fecha no se como se llama, todos lo conocemos como el Joaquín.

septiembre 23, 2003

No puedo verte pero sé que estás aquí.

Lo siento.

Has estado rondando desde que llegué.

Ojalá pudiera ver tu cara.

Verte a los ojos y decirte lo bueno que es estar aquí, tocar algo, mira, siente el frío, se siente bien.

Fumar, tomar café, y si lo haces a la vez es fantástico.

Dibujar.

Tomas un lápiz y haces una línea oscura, luego haces una clara y juntas hacen una buena línea.

O cuando tus manos están frías las frotas entre sí.

Hay tantas cosas buenas.

Pero tu no estas aquí, yo estoy aquí.

Ojalá estuvieras aquí.

Desearía hablar contigo.

Por que soy un amigo.

Compañero.

septiembre 23, 2003

Me fui a acostar realmente consternado por lo malo de los post anteriores. (A pesar de que en realidad me gusta el queso). Me puse mi pijama, puse la plaquita de Raid electrico, puse el despertador (un poco mas temprano por que mañana no circulo) y me acoste.

Entonces me vino a la mente dos escenas de películas donde se preparan buena comida italiana:

la primera en El padrino 1, cuando le estan explicando a Michael como va a matar a Mclusky y Tattaglia, mientras Clemenza esta haciendo una senda cacerola de espagethis, con un chorrito de vino.

La segunda en Goodfellas, cuando estan en la carcel y Paulie (Paul Sorvino) esta preparando también una pasta, pero el secreto es que primero corta el ajo con una navaja de afeitar para que se derrita en el sartén caliente.

Pense: “Ese hubiera sido un mejor post que el del queso y sus justificaciones”.

Asi que, al menos uno de los posts que nunca serán fué.

septiembre 23, 2003

El post anterior es un claro ejemplo de justificación imbécil a no tener nada que postear.

Sigan Gozando!

septiembre 23, 2003

El post anterior es un claro ejemplo de la carencia de creatividad en nuestro país que podría ser respuesta al neoliberalismo de finales del siglo XX y principios del XXI.

septiembre 23, 2003

Me gusta el queso

septiembre 20, 2003

Hoy estuve cargando a mi sobrina de seis meses.

Huelo a bebe…

septiembre 18, 2003

… y de repente me di cuenta que estaba trabajando en un cubículo de una oficina, frente a una computadora 8 horas al día, sentado junto a Gutierritos y escuchando Universal Stereo, tenía una taza de café en la mano, dos tarjetas de crédito, un teléfono celular, y recorría diario una hora de tráfico entre mi casa y la oficina, tenía solamente unos días de vacaciones, veía en muy pocas ocasiones a mis mejores amigos, me preocupaba por pagar mis impuestos y tarjetas de crédito, me identificaba cada vez menos con la música nueva, de repente las palabras “This is your life, it doesn’t get any better than this. This is your life, and it’s ending one minute at a time” retumbaban en mi cabeza cada vez mas comprendidas, cada vez mas rechazadas.

No hubiera sido tan malo, si hubiera habido alguien para compartirlo.