Archivos de junio, 2004

junio 29, 2004

Todo indica que hoy va a ser un día común. Otro del montón.

Ya media taza de café hizo lo que tenía que hacer y me desperezó (que cagada palabra, ¿existirá?… mmh si existe… Desperezarse – Extender y estirar los miembros, para sacudir la pereza o librarse del entumecimiento.), pero bueno.

No he opinado del tema de moda, la marcha vs la inseguridad. De hecho yo quería ir, creo que hubiera sido un buen lugar para conocer mujeres. Pero preferí verlo por la tele.

Creo que la marcha fue romanticamente significativa, no creo que solucione mucho pero fue una impresionante demostración de unidad.

Llevo un record de un año 2 meses sin ser víctima del crimen, cuando me dieron el cristalazo y me robaron mi radio. Antes de eso por ahí del 97 un día cenando en un Restaurante entraron 3 tipos con escopetas a robarnos a todos. Creo que he sido relativamente afortunado, pero no por ello menos consternado.

No tengo mas ganas de escribir sobre esto…

junio 25, 2004

Ah! pero que semanita. Mi jefa de vacaciones y me dejó al bat. Según yo me fue bien. Falta ver que dice ella ahora que regrese.

Eso si, ocupado a madres. Ni tiempo me dio de escribir un post decente. Anais me pide que le platique de mi viaje a La Paz. Eso suena bien, pero fue hace mucho y recuerdo pocos detalles. Afortunadamente tengo en casa un blog prehistórico donde lo documenté, espero el fin de semana recuperarlo y preparar el post.

Hoy es viernes y estoy de buen humor.

Hace no mucho recibí un mail de mi Tía que vive en NY diciendo que iban a venir por estas fechas (hoy) y que iba a venir con una amiga que no conocía el D.F., que si la paseaba. Yo, como caballero y hablador que soy le dije que sí.

En fin hoy llegan, se van todos de Tour y regresan la otra semana, que es la que me toca hacer de guía. El detalle es que me enteré que el plan macabro de mi tía es hacer un match acá. Cheil!.

Generalmente me caga que me traten de endosar a alguien… pero para como andan las cosas… en fin. No se pierda el desenlace.

Hoy en la mañana vi algo que bien podría ser una señal, sólo que aún no sé de que. Vi a un chino chino (Oriental con cabello rizado), pero chino chino, onda afro pero güero-pelirrojo, bastante bizarro.

En espectáculos, el miércoles fui a ver Harry Potter. La música no me gusto tanto como las otras 2, ese Williams ya esta chocheando. Y la moda que usaban los chamacos estaba como sacada de That 70’s show. En fin.

En Toros y Deportes con el joven Murrieta, lamento no poder ver mas de la Eurocopa, pero los cachitos que he visto han estado muy buenos. Al menos la final es en fin de semana.

Move along…

junio 23, 2004

Life is what happens to you while you’re busy making other plans

John Lennon

junio 22, 2004

Casi lo olvido,

“Declaro Oficialmente Clausarada la primavera”

junio 22, 2004

Algunas Fotos del Maufest04 en el DF.

junio 22, 2004

Maufest ’04 Parte II – Acapulco

Los festejos del Maufest continuaron el jueves con un desayuno que me organizaron en el trabajo. En la tarde de total y absoluta sorpresa mis compañeros del posgrado hasta pastel me llevaron, me conmovió. Se siente el cariño. De ahí me lancé a cenar y chelear con la banda de los sábados. Después de una vasta cenay vastas chelas con el pretexto mixto del cumpleaños, de que el Kike andaba dolido por que lo corto su novia y de que al Rick le encanta. Nos fuimos a uno deesos lugares donde las mujeres bailan con poca ropa y usan nombres exóticos. Una botella, muchas mujeres, un cuentón y algunas horas después llegué a mi casa a dormir un par de horas antes de mi junta en la oficina.

Llegue por supuesto en calidad de zombie, pero una mezcla entre una coca, una aspirina y la idea de la playa a unas horas de distancia me regresó la energía.

A medio día en mi casa apareció la mitad de los participantes al Maufest y después de organizarnos, por edades, estaturas y masa corporal jalamos a la costa. El camino fue sin novedad aparte de que aprendí, gracias a Mariana, que las quecas en Tres Marías saben mejor en el lado de la libre que en la autopista.

El lugar a donde llegamos fue una mejora considerable desde amueblados Ordoñez. Es uno de esos tiempos compartidos que no son tiempos compartidos o no se como estaba la onda, el chiste es que nos salió barato y el lugar si parecía hotel, tenía su playita privada, alberca decente, y los servicios correspondientes.

Después de un breve cáliz del lugar procedí a saludar al mar y disfrutar un atardecer playero.

Conforme anocheció mientras una comisión iba al super otros nos quedamos en espera de los que faltaban. Al poco rato llegó el güero con su mujer misteriosa que resultó ser una poblana muy agradable y risueña y por ahí de la media noche llegaron Armando, Nora, Kathya y Emilio.

A pesar de estar en la playa, hubo algunos momentos en que me salió el síndrome del anfitrión, clavado checando y preocupado por que todos se la estuvieran pasando bien y a veces hasta mermando el gozo por ello. Esto lo hicieron particularmente difícil las broncas que traían Emilio y Kathya, que a fin de cuentas terminaron pero entre los pucheros y caras de una y las jaladas del otro no me ayudaron mucho.

En fin, vuelta al modo gozo, estuvimos pisteando en la playa hasta altas horas de la noche y bajas horas de la mañana.

Al día siguiente, me levante entre ovaciones a celebrar mi cumpleaños. El Verde y Mariana en un acto heroico y atento prepararon desayuno para las multitudes, estuvo muy cool. Al son de barriga llena, corazón ¿que hacemos?, el apretado plan de actividades del Maufest señalaba la actividad: ?tirarse de panza frente al mar por tiempo indefinido?. Así que, en eso estabamos cuando notamos un pequeño detalle, ya no había cervezas y faltaban pilas para el soundtrack playero.

Aquí hubo varios errores.

1. La tienda del Hotel tenía cervezas pero no pilas (Este no fue nuestra culpa)

2. No entiendo por que se nos hizo razonable ir 5 personas al super a comprar

3. Olvidé mi credencial de Costco

4. Dejamos la decisión de a donde ir en manos de Emilio, que en su lógica perversa es mejor ir a un Aurrera a 15 km de distancia para ahorrarse .37 centavos en

cada cerveza que ir a un Oxxo y aprovechar 1 hora mas de playa. Citando a Armando: ?Let this be a Lesson to you all??

Pero bueno, regresé medio mentando madres pero el mar rápidamente me apapachó y me bajo el coraje.

El resto de la tarde fue lo mas disfrutable del Maufest, sentados todos bajo la sombra de una palapa, con el mar de frente, buena platica, risas, con esporádicas visitas al mar, en fin, cual deborah.

Cuando nos dio hambre peregrinamos hacia uno de esos restaurantes playeros en busca de comida, y pues al calor de las Yolis y dos horas de espera aprendí que 3.5 kg de Huachinango no llenan a 13 personas.

Después de comer, para horror de muchas abuelitas, tías y mamás nos metimos a la alberca sin dejar pasar mucho tiempo. Y estuvimos retozando en agua dulce hasta que se hizo de noche.

La noche fue de un par de Bares en la Costera que no convencieron mucho. Los DJ?s de Acapulco estaban de creativos al mezclar la música y pasaban de salsa a punchis a música de boda con instrucciones (un pie adelante, alzando las manos, una vueltecita, etc…) not so good.

Al otro día el maldito sueño me robó horas-playa y no hubo mas que empacar y partir. Pasamos a comer unos marisquitos para que amarrara y en escasas 3.5 horas ya estábamos en la contaminada capital.

Espero postear algunas fotos del Maufest pronto.

Fue, me atrevo a decir, el cumpleaños mas celebrado que he tenido. Es chido que tanta gente este dispuesta a festejar tanto conmigo. Pero uts, ya pido esquina, no se, igual es la edad…

junio 17, 2004

29 y Sereno.

A un par de días del Maufest y no estoy tan emocionado como debería.

Entre que el Conta canceló, Emilio y la Chiaparrita andan de pleitos y me agarran de intermediario, tengo demasiado trabajo, me movieron una junta que tenía hoy a mañana así que voy a tener que venir, y mi amiga se enojó conmigo y no me habla. Todo esto combinado con la clásica depresión cumpleañera, me tienen en modo medio azul (entre azul y buenas noches).

Por otro lado, hoy me invitaron a desayunar los de mi área, los de los sábados me invitan unas chelas hoy en la noche, la semana que entra tengo dos invitaciones mas para celebrarme, tengo 12 gentes dispuestas a ir a celebrar conmigo a la playa. Sin contar por supuesto el pachangón del sábado pasado. Se siente el cariño. Pero sigue faltando algo…

En fin, el sábado a las 11:20 a.m. le habré dado 29 vueltas al sol. Un último año antes de los 30. He oído como a muchos les entra la depresión al cumplir 30. Es como si se acabará la licencia para hacer estupideces y decir tonterías (aunque algunos la tienen irrevocable), pero es como el principio de la ñorez, hay que ahorrar, ser mas responsable, trabajar mas duro, ser mas serio. Acostumbrarse a que te digan ‘señor’. Es un breaktrough.

Me acuerdo cuando Alonso cumplió 30 años. El quería celebrarnos digno y con clase y mandó un mail: “… Los espero para celebrar mi cumpleaños número 30 en el Bellini’s…”, yo pensé “wow, esos son hombres chinago! Me late su estilo…”. Al día siguiente recibí otro mail de Alonso que decía: “En vista de que nadie tiene lana, los espero en el Sanborn’s de los Azulejos a la misma hora…” Cayo el héroe.

En fin, inspirado en las buenas intenciones de Alonso para celebrar unos 30 años dignos, empezaré a prepararme un año antes.

No sé aún como lo voy a celebrar, o con quien, pero lo que sí sé es que voy a estar bien, contento y cool, será un año de preparación mental, espiritual y física para recibir la tercera década de mi vida con clase. Me lo voy a obligar.

junio 16, 2004

Quitando las ocho horas de trabajo, mi día se resume así:

– Traje un coche mejor al mío.

– Vi que para llevar la antorcha olímpica se necesitan: dos camiones de Samsung y dos de coca cola llenos de animadores y ensuciando la calle, media docena de barrenderos para limpiar el cochinero de los camiones, cuatro Ruta 100 nuevos con 6 personas cada uno, un camión del comité olímpico mexicano, 14 policias en cuatrimoto, 2 ambulancias, 3 camionetas con güeros dentro, 4 patrullas y un desconocido cargando la antorcha.

– Serví de oreja.

– Me dijeron que las fotos del Maufest me las tenían hasta el viernes, espero postear algunas entonces.

– Recogí mis lentes nuevos.

– Y lo mas importante, me di cuenta que se puede bajar el switch antes de que sea demasiado tarde. Ojalá todavía sea tiempo.

– Ah! También cuento las horas para el Maufest en la playa…

Voy por la vereda tropical

La noche plena de quietud

Con su perfume de humedad

En la brisa que viene del mar

Se oye el rumor de una cancion

Canción de amor y de ansiedad

Con ella fui noche tras noche hasta el mar

Para besar su boca fresca de amor

Y me juró quererme mas y mas

Y no olvidar jamas aquella noche

junto al mar

Hoy solo me queda recordar

Mis ojos mueren de llorar

Mi alma muere de esperar

¿Porque se fue?

Tu la dejaste ir, Vereda Tropical

Hazla volver mi

Quiero besar su boca otra vez

Junto al mar

Vereda Tropical

¿Porque se fue?

Tu la dejaste ir, Vereda Tropical

Hazla volver mi

Quiero besar su boca otra vez

Junto al mar

Vereda Tropical…

junio 15, 2004

Maufest ’04 Parte I.2 – D.F.

Algo que aportó a que el fin de semana estuviera más sabroso fue la final del Futbol, toda la ciudad (menos mi papá) era Puma. En todos lados se veían coches con banderas, gente con su camiseta de los Pumas, en fin. Hasta gente que yo sabía que no le gusta el fut estaba animada con el juego, se sentía la afición en el ambiente.

En fin, la cita en casa de Carlos era a las 5pm. La idea de empezar la fiesta tan temprano básicamente era, ¿para que esperar?, aunque sabíamos que todos iban a llegar mas tarde se anunció que el gozo empezaba en la tarde.

Llegue a como a eso de las 4:30 y con gozo indescriptible abrí mi primera chela y bebí, ah! relajación. Nos acomodamos en la terraza en un plan cool a disfrutar la tarde. En ese lapso que estuvimos mirando a la vida pasar por la colonia Narvarte vimos: Una rata colgandose de las cortinas de la vecina, una mujer semidesnuda amamantando a su bebe despreocupada de traer el quemacocos abierto, un wey disfrazado de chango encabezando un convoy de pizzeros en moto, en fin, no se si fue el joint, o fue la tarde que se puso surreal .

Como a eso de las 7 empezaron a llegar los convidados y no pararon de llegar en toda la noche. Música, Tacos, bebida, baile, amigos, uts!. Cual Deborah. 12 horas de gozo continuo.

El Domingo estuvo bastante miserable. La mitad del día estuve con los del HJC viendo desmadres de la famosa convención, ni el juego vi, cheil! Y la otra mitad estuve en casa de mi tía ayudándola a deshacerse de su virus. También me di cuenta que en alguno de mis múltiples tareas del sábado perdí mi tarjeta de débito. Pinche, pinche.

junio 14, 2004

Maufest ’04 Parte I.1 – D.F.

El primer fin de semana del Maufest ’04 estuvo bastante decente.

Viernes: No hubo plan alguno para salir. Así que decidí irme a mis horas de la oficina y llegar relativamente temprano a aplastarme a no hacer nada en mi casa, descansar, chance ver una película, en fin Relax.

Llegue a mi casa y no había nadie, me organicé una cenita me puse cómodo y justo estaba poniendo el DVD de Lost Boys que me presto Adriana hace como mes y medio y no había visto cuando suena el teléfono. Mi tía Lilia se había infectado de un virus y estaba recibiendo miles de mails que no la dejaban hacer nada. Así que mi tarde-noche me la pasé haciendo de soporte técnico por teléfono. En fin me dormi temprano.

Para el sábado tenía una larga lista de cosas que hacer para preparar el Maufest en casa de Carlos. Como primera prioridad escombre mi coche, básicamente moví todo lo del asiento trasero a la cajuela, y tire algunas cosas que no servían y reorganicé mis CD’s .

Me fui a cortar el pelo. Después de el fiasco de la semana pasada, me fui un poco mas tarde para asegurar que estuvieran abiertos. Como eso de las 11:30 ya estaban abiertos y por supuesto atascado de gente, el peor día para ir a cortarse el pelo es el sábado, todo mundo va. Pero en fin me lleve un libro y lo tomé con calma. Antes de mí habían 3 personas y 2 niños como de 8-10. Uno puede deducir si vienen acompañando a alguien o vienen a cortarse el pelo, por las matas que se cargan. Estos traían sendos afros marca llorarás, pero venían solos. Yo me acuerdo cuando iba solo a la peluquería con mi hermano a esa edad, no me gustaba, siempre era mas fácil que alguno de mis padres hiciera toda la gestión con el peluquero mientras yo me la pasaba leyendo a Archi o a Porky. Cuando íbamos solos me sentía como desprotegido y hasta atarantado.

Reconocí lo mismo en estos niños , se veían como inseguros, como si no supieran que estaban haciendo ahí.

Empezó a llegar mas gente, y conforme cada peluquero se desocupaba ya cada quién sabía cuando era su turno. Pasaron los 3 cuates que estaban antes de mi y sólo quedaban los niños. No se quién haya llegado primero, pero para mi que alguno de los que estaban antes de mi se vio gandalla y le ganó el lugar a los niños.

Se veían como perdidos, como en la baba, como que no sabían como quejarse, me recordaban a mi mismo hace 20 años, así que hice lo que tenía que hacer… cuando se desocupó un peluquero me paré y aperré. Ni pedo tenía mucha prisa y muchas cosas que hacer.

Ya con el pelo cortado, otra de mis actividades era comprarme ropa playera para el Maufest Acapulco. Dígase un traje de baño y una playera primaveral nueva para celebrar como se debe. Me compré el bañador, y la única playera medio interesante que vi la tenían solo en tallas pigmeas y uno que es robusto, (por no decir panzón) pos nomás no. También visité la zona de tallas extras en la tienda, pero han de pensar que a parte de gordo tengo mal gusto, pura pinche ropa horrosa.

En fin, de ahí me metí al super a comprar jugos, refrescos, vasos y botanas varias para la noche.

En otra nota al margen no me gusta ir Walmart desde que dejó de ser Aurrera. Desde el cambio de nombre decidieron cambiar la distribución de la tienda y pues después de ir al mismo super toda la vida, me caga no poder encontrar todo en su lugar. Pero ni pex, era el que quedaba cerca.

Mientras hacía mi super, me vi bien practico y deje a lavar el coche y taché otro pendiente de mi lista. Continué con mis mandados y llevé el coche al eléctrico, por que desde hace un par de semanas no le servía el faro derecho.

No sé, pero como que da pena andar en la noche con un solo faro. Así que llevé a arreglar mas que por seguridad, por pena. En fin, mientras el señor eléctrico le metía mano, me almorcé unos tacos de carnitas y una coca en la carnicería de junto. No, pero si traía un timing perfecto.

Desde que descubrí el precio de las botellas en COSTCO, me enganché. 2 Absolut Azul de a litro por $330, si rinde. Así que pasé a comprar ahí las bebidas vaciladoras. En camino a las cajas hubo que sacrificar un cartón de chelas por una camisa que vi lo suficientemente primaveral como para ser digna del Maufest.

En chinga pasé al zapatero (nomás para checar que estuviera en sus zapatos y que los míos los tuviera listos), a la tintorería y a comprar hielos para poner a enfríar a las gracielas. De ahí pisa y corre a casa, y llegué a casa de Carlos para empezar el reven a las 4:30.

(…hora de comer… continuará)