Archivos de noviembre, 2006

Rómpanse la madre, pero en orden…

noviembre 29, 2006
Precioso el espectáculo que dieron hoy nuestros legisladores. Como bien dice Salvador Leal, digno de un salón de clases de 5to de Primaria.

Este 1 de Diciembre está muy esperado pero mas bien por el espectáculo. Estaría bueno tener los números del Rating de la toma de posesión vs el clásico América-Chivas en la liguilla.
It’s all about the show.

Los compromisos navideños comenzaron, el día de mañana por la noche, nos reuniremos los del Diplomado a brindar y de paso ver el fut.
Dicen que hay ley seca, lástima, ya hasta había pensado que si terminabamos prendidos en lugar de ir a seguirla a Garibaldi, la hubieramos podido seguir en San Lázaro, que por la madrugada se pone re-bien.

This is not a weekend Retreat…

noviembre 27, 2006
Durante el resto del fin de semana hubo varías dinámicas con moraleja de trabajo en equipo incluida. La mayoría de índole física, lo cual me dejó bastante madreado para hoy lunes.

Entre las dinámicas hubo 4 juegos de Paintball (Gotcha), nunca había jugado uno y estuvieron de lo mas divertido.

No tuve reflexión ni un breakthrough con las dinámicas, y la teoría del trabajo en equipo y motivación la he visto hasta el cansancio.

Pero aún así rescaté cosas buenas de la experiencia, como el que se me haya reconocido tanto por semejantes como por jefes. Y el que se me haya puesto a tratar de organizar un equipo lleno de personalidades difíciles fue un buen reto y le dió justo al clavo en lo que me ando preocupando tanto recientemente, que es el manejo de recursos humanos. También aproveché la oportunidad de brillar, lo cual siempre es bueno.

Finalmente acabé motivado, otra vez no como resultado de las dinámicas quiensehallevadomiqueso o las pláticas de todos somos el banco, sino mas bien por el sabor que me dejó el que estén invirtiendo en mi (El show ha de haber salido en una buena lana).

Encima de las presiones, el trabajo, los problemas de personal y la desesperanza que recientemente me ha estado invadiendo. Estoy trabajando en un buen lugar, y estoy seguro de que me estoy abriendo paso.

Fue como una palmadita en la espalda que me hacía falta.

This isn’t a seminar…

noviembre 27, 2006
Crónica pues, desde el rin rin…

A pesar de tener trabajo con deadline para el jueves a medio día y tener que hacer maleta para el evento del fin de semana en Tequesquitengo, el miércoles me fui a jugar monitos a casa de Andrés. Jugamos un par de buenos juegos y acabamos ya tarde, entre que llegué a mi casa e hice maleta acabé durmiendome como a las 3 a.m.
Me encontré con unos jeans en mi closet que tenía muchos, muchos años de no ponerme por que no me quedaban por panzón. Me quedaron. Me dió mucho gusto y los empaqué.

Dormí como una hora y media por que aparte de la desvelada, llegué a las 7 a.m. a la oficina a hacer el trabajo que tenía que dejar hecho antes de irme.

En el camino a la oficina del jueves por la mañana, aparte de que hacía un frío marca don’t-meim, se me cayó el café en el coche y al llegar al estacionamiento justo al soltar la puerta del coche, en una escena que seguro va a estar en cámara lenta para cuando hagan la película, me di cuenta que había dejado las llaves dentro.
Como era muy temprano para encontrar a un cerrajero decidí preocuparme por eso mas tarde.

El camión a Tequesquitengo (Teques we!), estaba programado para salir de las instalaciones de la empresa a las 12 del día, así que después de pendejear en algunos blogs y mails improductivos, y con mi medio litro de café a la mano, me puse a trabajar contra reloj.
Todavía a media mañana tuve que salir al banco para depositar el cheque que me dieron de la agencia de viajes este mes, lo que me quito tiempo valioso.

Para las 11 a.m. todavía no acababa, así que use el poder que el banco invistió en mí para mandar a una de mis niñas en una misión para conseguir cerrajero y sacar mis llaves del coche.
Me dió un poco de pena pedirle ese favor, pero rápido se me olvido.

Con un timing de inglés, mandé mi reporte a las 11:55 y llegué Safe en Home al autobus.
Con la modriga desvelada, en el camino adopté plan antisocial con mis audífonos puestos. Ya nos integrarán (…y derivarán) el fin de semana, pensé.

El propósito del viaje del fin de semana aún no lo tenía muy claro. En años anteriores normalmente la junta se usaba para planear los objetivos comerciales del siguiente año y las estrategias y acciones que cada quien tenía que hacer para lograrlos.
Lo usual era ponerme a trabajar como enajenado desde un par de semanas previas al evento haciendo presentaciones, con información del año en curso. Números, indicadores, gráficas de pastel, porcentajes, tendencias, y todo ese tipo de cosas que dizque ayudan a tomar decisiones informadas. Este año no lo tuve que hacer y ya desde ahí me intrigué.

En la invitación que nos enviaron, lo unico que se especificaba era que el nombre lo habían cambiado de “Reunión de Planeación” a “Reunión de Integración”, que había que llevar ropa cómoda y una muda extra porque las cosas se podían poner “sucias”.

Llegamos a una hacienda del tamaño de medio estado de Morelos muy bonita. Eran chingocientas hectáreas y aparte de nuestro grupo (aprox 60 personas), había un grupo de Bancomer, otro de Procter&Gamble y 2 bodas.
El lugar creo que fue hacienda de Cortés, (me dieron el brochure pero no lo leí…) y pues estaba ambientado en la moda colonial. En ese mismo tono, la tecnología pues no era mucha y con pena vi que no había TV en los cuartos y al menos en los pocos metros cuadrados en los que estuve no había WiFi (¿así o mas geek?).

Llegamos, nos asignaron habitaciones, comimos y pasamos a la apertura del evento.
Para abrir boca, primero nos dio una presentación el jefe del Director de la empresa, 3 o 4 niveles arriba de mi en el organigrama (y 3 ó 4 ceros a la derecha en salario) y que es gente importante del Grupo Financiero.

Creo que fue un buen detalle que el Sr se diera su tiempo para ir una tarde a Tequesquitengo (Teques we!) a platicarnos como va el banco en general, pero para cuando acabó su exposición no sabía si ibamos bien o mal. Uso un lenguaje financiero que uno ha de aprender cuando compra su primer banco y para el oído no entrenado bien nos pudo haber contado el temboruco.
Me sentí como Beavis. Afortunadamente (?) no fui el único según me enteré después.

Después dieron su presentación el Director de la empresa y el Director Comercial, ya nomás un par de escaloncitos en el organigrama y un par de ceros a la derecha en el sueldo, y como que ya entendí un poco mas de por donde iba el asunto.
Al imaginarme todo el trabajo que tengo por delante, me agobié.

Al final de la exposición nos platicaron que el motivo del evento del fin de semana era integrar al equipo de la empresa para que nos entendieramos mejor y funcionaramos bien para llegar a los objetivos del año siguiente.
Para integrarnos (…y derivarnos), la empresa contrato a otra empresa que se dedica a desarrollar Recursos Humanos en temas de liderazgos, habilidades gerenciales y cosas de esas.

Ya para entonces no había duda del leit motif del fin de semana, actividades tipo convivencia del Inhumyc y dinámicas para mejorar como persona, todas con metáforas y moralejas para reflexionar y acabar el fin de semana siendo todos amiguiguis.

A pesar del sarcasmo y lo mamón no soy taaan amargueitor ni negativo, y pues me dejé fluir. Algo bueno podría salir del asunto.

Primero nos organizaron en 4 equipos lo suficientemente mezclados para que no tocara mucha gente de la misma área en el mismo equipo.

Conforme se iban armando los equipos, iba checando a los miembros de cada uno, en uno había un par de chicas nuevas y la oportunidad era excelente para empezarnos a conocer, en otro había gente con la que se podía echar buen desmadre y pasársela divertido, en el tercero estaban un par de amigos y en el último estaban, entre otras personas, 3 compañeros que a pesar de que me caen muy bien, no hablan ni en defensa propia un Actuario que es bien abusado pero bien necio y el Director Comercial que organigralmente imponía.
Como uno no puede engañar al karma ni a la ley de murphy, evidentemente me tocó estar en el último equipo, que según yo tenía el potencial de ser el menos divertido.

Luego, nos hicieron ponerle nombre al equipo, una chica entusiasta rápido se inventó una porra y al grito de zas ya estábamos “integrándonos”.
Se nos indicó que los equipos iban a ser comunistas y que no iba a haber líder, sino un vocero (lo que el equipo quiso decir fue…) representante o guarever. El puesto se le dió a un Comercial de Hermosillo que es bastante cagado, biencayente y popular.

Se hizo un sistema de puntuación, hubo una minidinámica, nos mandaron a cenar y terminamos el día. Dormí bien.

Al otro día empezaron las actividades con una especie de Rally, con acertijos, pistas y correr de un lado a otro de la hacienda (medio Morelos, nomás) y se nos daban puntos de acuerdo a como librábamos la pruebas.

La competencia es un gran incentivo. Poner a competir gente mueve.
Debe ser entre el sentirse ganador y ver humillado al otro.

A medio día el equipo dónde estaba, a pesar de las discusiones entre el Director y el Actuario medio necio sobre como hacer las cosas, llevámos una leve ventaja.

Ya después de unas cuantas actividades se dió la instrucción de que, ahora si, cada equipo debía nombrar a un líder, pero no por democracia, que ya vimos que puede traer algunos problemas (votoxvoto), sino por consenso, osease que todos debían de estar de acuerdo en la asignación y aparte justificar la decisión. Aquí fue donde empezó el rush.

El director comercial me propuso y todos los demás estuvieron de acuerdo, y al momento de justificarlo empezaron a decir cosas buenas de uno. Creo que si el ego pesara, hubiera recuperado todos los kilos que he bajado. Se sintió realmente bien.

La primera responsabilidad de los líderes fue tomar una decisión a nombre del equipo sin previa consulta o encuesta ciudadana.
De los puntos ganados hasta el momento había que decidir cuantos se iban a “usar” en la siguiente actividad sin saber que que se trataba. Entre mas puntos uno usara tenía mayor chance de ganar, pero esos puntos no se podían volver a usar en otra actividad posterior.
Unos se vieron conservadores y se quedaron con sus regalos, otros arriesgaron poquitos y yo, como teníamos ventaja, me fui por la catafixia y los usé casi todos.

Una vez hecho ésto, nos dijeron que cada punto usado se iba a convertir en una bala extra para cada miembro del equipo en el juego de Gotcha que era la siguiente actividad…

…ya es tarde, luego le sigo y pongo fotos.

noviembre 25, 2006

Alpha

Cita

noviembre 22, 2006

“Every Day is a Gift.
But why does it has to be a pair of socks?”

– Tony Soprano

Revolution 9

noviembre 21, 2006
Hace una semana me agarró un domingo bastante hostil, estaba enojado con el mundo, con la gente en general, con el cereal de fibra, con el capitalismo, harto del exceso de información y de lo virtual que se esta poniendo mi tiempo libre, consciente de la desesperanza aprendida (si lo investigué) ocasionada en el trabajo, deprimido sin razón cansado, ojeroso, sin ilusión y pensando de más.
Así que me di una semana de asueto On-line como parte de un tratamiento estabilizador. Funcionó bien creo yo.

En ésta semana pasaron muchas cosas, los Pumas clasificaron a la Liguilla, Hugo ya es DT de la selección, y ya estamos todos mas tranquilos por que ahora si vamos a ser campeones del mundo.

Fui al cine a ver El Laberinto del fauno, que me gustó mucho mucho. Y también a ver Babel que me gustó otro tanto.
En la función de Babel me encontré con Dulce, que es la cuñada de mi amigo Carlos y que me cae muy bien, así que la saludé. Ella me saludó con una mezcla de sorpresa, gusto y pena.
Noté como le pasó el yo-conozco-a-este-wey-pero-no-estoy-segura-como-se-llama. Cuando esto pasa hay de dos sopas, una, es nunca decir el nombre y hablar con frases genéricas que ayuden a librar el momento (¿como has estado amiguito? ¿wey! que gusto verte? etc.), la otra es decir el nombre del que te acuerdes esperando que le atines, o murmurandolo para no regarla demasiado.
Ella escogió la segunda y me presentó como Rick, me divertió.

Mi amiga la Chiaparrita dió la sorpresa de que esta esperando un chiaparritito, lo cual los tiene, a ella y a su wey entre felices y confundidos. A mi me da mucho gusto.

El miércoles quedé para salir con Vero Acuña (la mujer de la voz sexy de otra aseguradora con la que tengo tratos frecuentes por teléfono y que hasta ahora no nos conocemos). Estaba yo muy contento y entusiasmado, hasta que me canceló a última hora. Cheil! No he podido hablar con ella desde entonces.

En el trabajo estoy tratando de aplicar en zen-insensible y no dejándome estresar demasiado. Gracias a un curso estuve saliendo temprano durante la semana lo cual ayudó.
Tuve también una plática de retroalimentación con mis chicas (las que me quedan) y me da gusto saber que estan compromentidas conmigo mas que con el trabajo y/o la empresa, parece que la selección de la liquidada fue acertada.
Aunque platiqué con ellas por separado coincidieron en que mi estado de ánimo es muy volátil, y que se mueve en el estresómetro de 0 a 100 en pocos segundos, y les da miedo acercarse cuando eso pasa. Habrá que trabajar en ello.
Por lo pronto no obstante que hay un elemento menos en el equipo, todo indica que va a ser un cierre de año tranquilo y que me podré tomar mis vacaciones con calma.

Viene mes de pachangas, la fiesta de la empresa y del grupo financiero y un par de días mas de asueto. Espero no romper la racha de 3 años consecutivos de premios en la rifa.
Época de intercambios navideños, ya estoy involucrado en tres, el de la oficina, el del diplomado y el de los cuates. Apliqué la misma lista que el año pasado en cada uno de ellos, espero que esta vez funcione mejor.

la semana próxima es la reunión de planeación de la compañía, que éste año en vez de un encerrón en Qro de 2 días, va a ser un encerrón en Tequesquitengo (Teques, we!) y de tres días. Fui invitado, otra oportundad de brillar.

El extreme makeover bajó de intensidad, aunque al dejar de desvelarme ya empecé a hacer ejercicio en las mañanas, igual no llevo prisa.

El día de hoy, supuestamente, era el día oficial de poner los adornos navideños en la casa.
Hace un par de semanas mi madre me comentó que no tenía muchos ánimos ni ganas de adornar.
Hoy no mencioné el tema, pero creo que aún así sacaré los adornos. La semana que entra estaré fuera, así que será hasta el siguiente sexenio.
Mi hermano por parte, ya adornó su casa cual villa de Coca Cola y se escuchan villancicos como soundtrack en su departamento.

Todavía no hago una lista de regalos…

Este puente, resultó bastante productivo, arreglé los cajones de mi closet (por mis cajones), y tiré todo aquello que estuviera viejo o me quedara grande, ésto último como parte del plan del Extreme Makeover.
De mi closet salieron cosas insospechadas (Exibit A, Exibit B, Exibit C), así como ropa que me la puse una vez y por no leer las instrucciones de lavado se encogió. Playeras con buenos recuerdos, como la que dice “Cácaro” que me regalaron mis primas una Navidad, o la del Bravo Squadron en mi época de voluntario de ccg.
También estrené algunas playeras que no había podido estrenar debido a la circunferencia del mio ser. Fue como ir a comprar ropa nueva.

Esta semana también me enteré que Lost lo dejaron en StdBy hasta marzo, ¡maldición!, pero por otro lado le entré a la serie de Heroes, y me agarró.

El día de hoy amaneció bien pinche frío, y decidí quedarme a ponerme al corriente con algunos de mis feeds.

También, sorpresivamente, extrañé a mi hermana.

…stand by Houston

noviembre 12, 2006

Houston Standing by.

Post mientras espero que me traigan mi comida.

noviembre 10, 2006

Creo que mi semana sin quejarme de las cosas funcionó relativamente bien. Creo que el café por las mañanas ayudó. Aparte de tomar café en el camino a la oficina, estuve experimentando con varias opciones cafeteras.
Acaban de abrir un Starbucks enfrente de la oficina y hoy tocó de ahí. Un día fue de la cafetera de la oficina de mi jefa, otro día de un minisuper de atrás y otro de una cafetería a dos edificios de aquí. No creo haberme hecho conocedor ni catador experto de café después de ésta semana, pero si me convencí de que el que hacen en la oficina está del asco. El otro día despues del primer sorbo, dejo un leve sabor a sobaco bastante gacho y desde entonces levanté un veto a la cafetera del piso.

Llegó mi comida…

TBC…

Bond

noviembre 09, 2006
El domingo que fui al cine, entre los cortos de los próximos estrenos que pasaron previo a la película, estaba el de Casino Royale, la nueva película de James Bond. Al sonar el tema de John Barry, se me encueró el chino.

Soy fan a los filmes de Bond por muchas razones, me gustan las películas de acción como a cualquiera (con sus debidas jaladas y todo), pero ya pénsandole un poco creo que las disfruto por que es un lazo mas entre mi papá y yo.

Desde chamaquillos mi papá nos compartió su gusto por las historias del 007 y siempre nos presumió que había leído todas novelas de Ian Fleming y que no sabía donde habían quedado sus libros.
Como cualquier niño en edad influenciable adopté el gusto del padre, (siento que me fue bien, mi hermano en cambio, adoptó el gusto a las chivas).

En los ochentas, nos rentamos todas las películas de Bond de Connery y Moore y las funciones de las de Dalton en el cine son de los recuerdos que mas tengo impregnados en mi memoria.

Cuando trabajaba como cácaro en el cine, estrenaron “Golden Eye”, ya con Brosnan en el papel de Bond y continuamos con la tradición de seguir las aventuras del agente inglés.
Por casualidad desde “Golden Eye” los estrenos han sido en el mes de diciembre que coincide con el cumpleaños de mi Sr padre y en los años que hay película, el día de su cumpleaños no fallamos en el cine.

Hoy por la mañana, que me dio aventón a la oficina, veníamos platicando del tema. Que si el nuevo actor, que si Judy Dench es un gran “M”, que si “Q” y sus gadgets, etc.
Fue un buen momento. Espero con ansia el estreno.

A pie

noviembre 09, 2006
Mi auto tenía ya rato con problemas eléctricos. De repente empezaba a sonar la alarma y se paraba a mitad del viaducto, toda la vida traía encendido el foquito de puerta abierta, no tenía claxón (Estaba desconectado desde un día que se le trabó la alarma), no servía el encendedor (No fumo, pero servía para conectar el emepetres) y seguido se le fundían faros, cuartos o direccionales. El acabose fue hace un par de semanas que el radio no quiso prender.
Aguantaré muchas cosas, pero de dos a tres horas diarías en el tráfico conmigo mismo, ni yo las aguanto. Así que hoy fui a dejar el auto al eléctrico para que lo revisaran y en una de buenas lo arreglaran.

En el camino al taller pasé muy cerca de la Segob, las calles aledañas estaban cerradas por camiones y se alcanzaba a oír como alguien con un altavoz gritaba: “…a ver, ¡no se escuchan los maestros de Guerrero!” Seguido de un vitoreo popular(de los maestros de guerrero, supongo). Se escuchaba bien, no creo que hayan tardado en poner el sonido y empezar la fiesta. Total, la calle ya estaba cerrada.

Durante la comida, hizo tema la pregunta: “Si tuvieras que morir por un pecado capital, ¿Cuál escogerías?”, la lujuria venció apabullantemente. Pero en cuanto nos acordamos de la película de Se7en, ya no estuvo tan entusiasmante el escenario y el tema se cambió a cosas mas digeribles como chismes de oficina.

En el tren ligero de regreso había un sujeto con un montón de hojas blancas y una pluma bien clavado resolviendo ecuaciones recargado en la puerta del tren.
También noté como por ahí del 40% de las personas que me encontré en el trayecto usaban gorra.

Bussiness as usual…