Archivos de julio, 2011

I know it was you Manlio…

julio 29, 2011

Hoy en la página principal del Reforma apareció esta foto:

Lo primero que me vino a la mente fue esto:

Súper

julio 23, 2011

Una de las cosas que le recuerdan a uno que tiene mas de 30, es que la plática en las fiestas se cuelan temas que antes eran impensables. Como por ejemplo la importancia de un buen supermercado a la mano.

Yo me quejaba amargamente que no tenía un super decente cerca de mi casa. Hay un par pero bastante gachitos, de hecho ya cada vez evito mas ir al súper y cuando tengo que ir, lo hago principalmente resignado y cuando ya no hay mas alternativa.

Unos amigos me platicaron de este supermecado maravilloso en la Colonia del Valle. Hablaban con entusiasmo evangelizador sobre la variedad, la duela del piso, la experiencia de compra y por supuesto el precio.

Hoy en mi foreveralonismo sabatino, decidí ir a conocer esta Meca Hipster de las compras.

Bonito está. Colores cálidos, layout original, hasta los que cortaban el queso estaban bien parecidos, y por supuesto la duela.

Damas y Caballeros: La Duela

El lugar no es grande, y uno de sus atractivos son sus áreas de comida donde uno se puede tomar un break del mandado para comerse unas tapas de Jabugo, un café gourmet o un gelatto (Nieve para los cuates). Probé las tapas y si, estaban buenísimas.

Tapas

También vale la pena destacar la variedad de cosas que uno puede encontrar. Desde una pecera con langostas, comida empacada orgánica y eco-friendly, así como productos especializados de comida internacional. Lo cual se agracedece para aquellos que no cocinamos y buscamos cambiarle sin mucho esfuerzo a las sicronizadas Tia Rosa.

Hace solo unos días este arroz corría libre por las praderas

El problema cuando voy a uno de esos lugares lleno de cosas nuevas es que me da algo muy parecido al efecto Tim Allen.
El efecto Tim Allen, es cuando voy al Home Mart y luego luego se me antoja redecorar mi casa. Pintar las paredes, cambiar la regadera, hacer instalaciones de todo tipo y comprar herramientas para cualquier contengencia. Lo bueno es que me conozco y se que al llegar a mi casa, no soy capaz de apretar ni un tornillo. Como prueba A, está el apagador del otro cuarto que tiene ya casi 4 años sin cambiar.

Exhibit A

En el súper, lo análogo sería algo así como el efecto Chepina Peralta, donde compro todos los ingredientes que veo para preparar suculentas cenas y nutritivos desayunos, que al final acabaran caducando tristes en la alacena y verdes en el refri.
Afortunadamente recapacité y esta vez solo me dedique a buscar un queso decente.

Me gustó el lugar. Pero efectivamente es caro y aún no me puedo dar el gusto de gastarme $500 pesos por un queso y dos bolillos cada semana 🙁

¿Cómo que para que necesito un mazo?

Sueño de una noche de verano

julio 17, 2011
Estaba yo en Querétaro o alguna ciudad en el centro del país. Tenía que regresar a casa y el único medio disponible era un tren eléctrico, alguna especie de transporte Universitario.

La fila para abordar el tren estaba muy concurrida y había diferentes tipos de tren que tomaban varias rutas distintas. Todos los trenes llegaban vacíos y se iban retacados.

Cuando fue mi turno de subir a un tren, no sabía a donde me iba a llevar, lo importante es que me sacara de ahí. El vagón al que me subía no se llenaba y solo se subieron como otras 10 personas.

En el camino pregunté si el tren llegaba a C.U. y me dijeron que si, que era la última parada. Eso me tranquilizó.

Se hizo de noche y el tren se paró en medio de la nada. Era un tren automático y no tenía conductor. Nos bajamos a ver que pasaba. Se me acercó una chica rubia que iba en el tren, platicamos y luego tuvimos sexo.
Después de un rato vimos mas gente a lo lejos, resulta que eran personas que iban en otro vagón.

Me acerqué al otro vagón, había mucho mas gente, entre ellos la ex-novia de un amigo. Me puse a platicar con ella y me tiraba la onda. La bateé y se iba a besar a otra chica. En primera instancia me arrepentí, pero recapacitaba y decidía (resigando) que lo mejor era no involucrarme.

Pasaron varios días, y en panorámicas áreas se podía ver como iban equipos a buscar ayuda. Unos se iban siguiendo las vías del tren y otros a buscar algun pueblo o algo parecido.

A estas alturas ya se había formado una mini sociedad post-apocalíptica alrededor del tren. Con chozas y fogatas. Se traficaban refrescos de lata y juegos de mesa.

Como en toda sociedad post-apocalíptica la naturaleza humana afloraba y empezaba a haber luchas entre “clanes”. En una de esas luchas con vehículos tipo Mad-Max, uno se estrelló contra el tren (Que ya era un edificio junto al borde de un barranco) y todo la villa se colapsó.

Hubo pánico, la gente gritaba y corría. Yo me acerqué a la orilla de donde había caído el pueblo y empezaba a quitar escombros esperando encontrar sobrevivientes. Pedí que me ayudaran, nadie lo hizo.

Conforme yo iba sacando cajas de comida, refrescos y cervezas frías de los escombros la gente los tomaba y se echaba a correr. Me indignó que la gente carroñeara en vez de ayudarme.

Terminé quitando los escombros yo solo. Resultó que no había nadie sepultado. Me sentí un poco tonto y deseé haber guardado uno de los refrescos fríos para mi.

Juntas de Comité

julio 12, 2011

Con crédito y agradecimiento a Liniers, Bunsen y XKCD, que me acompañan en mis juntas largas.

FDS

julio 11, 2011
Este es mi primer post de julio y del verano, así que viene con un poco de perfomance anxeity. Usted lo dispense.

El fin de semana empezó el viernes, cuando salí de la oficina cual Pedro Picapiedra.
La señora de la limpieza, me dijo que hacía falta detergente y toallitas para la secadora así que fui a Costco y acabé comprando un Barril de detergente que espero que me dure todo lo que queda del sexenio.
El problema fue que me gasté un dineral y me dolió. Ya luego me puse en perspectiva que me gaste un poco mas en alcohol para el Maufest la semana pasada y ahí no me dolió tanto.

Después del super me lancé a casa de @yosola para recoger el alcohol sobrante de la fiesta, que resulta que ese si va a durar hasta que se acabe el sexenio.

El sábado, como ya es bonita costumbre, me vi para desayunar con @alicedice y ponernos al corriente en nuestras respectivas vidas.
El resto de mi plan para sábado era pasarme una tarde tranquila en el éxtasis de ordenar mis estados de cuenta. Alice horrorizada por mi plan foreveralonero, me adoptó durante todo el sábado procurando conversación y amenidad.

Después de ropa de bebés, película rentada, tráfico sabatino y comida china, regresé a mi casa e intercambié miradas de pistolita (¬¬) con el montón de estados de cuenta apilados en mi librero.

El domingo, dormí hasta tarde y me fui a casa de mis padres a comer y ver el fut. Mi hermana se lastimó un pie, mi madre celebró que no la hayan corrido, mis sobrinos salieron de vacaciones de verano y se pelearon el 47% de la tarde, mi hermano se fue al medio tiempo para que no lo pescara el tráfico del estadio y mi papá se sorprendió de que una prima suya (que vive en colima cuidando leprosos) lo haya encontrado googleándolo. Buen domingo.

Ya para terminar, dejo dos canciones que a estas alturas ya son parte del OST del verano 2011. Una habla de amor y tipografía y la otra me recuerda lo que me pasa mientras no me ponga a dieta.

Tahoma 32
Expanding Anyway

Nos volveremos a encontrar ¬¬