Archivos de febrero, 2014

Lannisport

febrero 26, 2014

El fin de semana me la pasé mal y de malas.

Mal por que mi pierna me siguió dando lata, y decidí estar un par de días en reposo voluntario esperando que mejorara para el ajetreo de la siguiente semana. De malas por que así me pongo cuando a mitad de la regadera me doy cuenta de que no hay gas.

Resulta que los de Gas natural, fueron a hacer una “revisión de rutina” y como no había nadie en casa, decidieron que por joder seguridad había que cerrar el paso del gas sin avisarle a nadie. En fin fueron dos días entre mi pierna, mi mugre, Frank Underwood y yo.

El lunes por la mañana un poco preocupado fui a ver a otro Dr. para que me juzgara la infección en la pierna. El diagnóstico fue que no había mas que tener paciencia y tomar medicina, por supuesto haciendo su acostumbrada escala en el sobrepeso. snif!

Después de ver al Dr. y convencerme de aguantarme comombre, decidí que debía de seguir mi plan de ir a buscar casa nueva. Así que agarré carretera así sin anestesia.

La carretera a León resultó de lo mas sabrosa, recta, vacía y con atardecer. Alguien me dijo que en lugar de google maps, lo mas fácil era poner “Caminos de Guanajuato” de Jose Alfredo, y pues si. Paré en Salamanca a cargar gas y estirar las piernas, esperando que el recuerdo no me hiriera y llegué a León con la certeza de que se respeta al que gana. También en esa Gas mi yo de 12 años estuvo a punto de preguntarle al despachador si me faltaba mucho para León, pero lo contuve.

Llegué al hotel por la noche a googlear prospectos de casas y departamentos. Mandé unos mails, vi TWD y me entrevisté con Morfeo. Al día siguiente me dediqué a hacer la visita de las 7 casas (en Renta).

Como tengo que estar trabajando en León a la de zas para la siguiente semana, mi idea para salir del apuro era conseguir algo amueblado, dos-tres bien ubicado y lo menos gacho posible.

El primer departamento que fui a ver, estaba en el mero centro, o eso creo. Había muchas iglesias y calles estaban en cuadrícula y con adoquines. El lugar estaba grande, no estaba particularmente feo, pero me sorpendio que no tenía ni un mueble. Cuando le comenté al dueño que en internet decía que venía amueblado (y todo lo que dice internet es cierto), me contestó que por una corta feria adicional me prestaba una cama y una sala. pffft!

La segunda opción que fui a ver eran unos departamentos amueblados muy cerca de la universidad.

El lugar anunciaba que los departamentos tenían todos los servicios incluídos (internet, gas, agua y luz) y que además se hacía limpieza dos veces a la semana. Cuando lo conocí, se trataba de una cama *individual* (¡Como Animal!), un baño, una mesa, un minibar y un microondas. Efectivamente, todo lo que un universitario necesita.

En la administración, mientras me platicaban costos y temas administrativos, yo miraba el cartel con las “reglas” del lugar (no fiestas, no visitas después de las 11, etc)  y una tiendita donde vendían refrescos, papas y sopas maruchan. El lugar me hubiera venido bien …hace 15 años.El conflicto con el lugar es que estaba bastante barato y literalmente a 200m de donde sería mi nuevo lugar de trabajo, así que guardé la tarjeta en caso de que lo demás fallara, (o decidiera matricularme en otra carrera).

En esas andaba cuando una mujer me llamó con referencia a uno de los correos enviados. No me quiso dar la dirección exacta para encontrarnos, pero me dio direcciones precisas como: “…pasas EL Walmart…” me hizo algo de gracia el singular del Walmart y supuse que no había mas de uno en la ciudad, por lo que cuando me dijo te veo en la gasolinería con el oxxo me vi confiado. Iluso de mi…

Sirva esto de lección para reflexionar que en el país hay al menos 150 gasolinerías con oxxos por ciudad.

Una vez que me encontré con la mujer, me llevo a ver el lugar a unas calles de ahí. El lugar era una casita, chiquita, apenas como para 2 o 3 personas, así que perfecta para mi solito. Los muebles si bien no estaban nuevos, estaban razonables, a lo mucho, tendría que traerme mi tele.

Platiqué con la mujer quien me pidió, mis papeles, una carta de la empresa, un aval con propiedad en León, cartilla de vacunación y Fé de Bautismo. Vi brucrático el asunto, pero nada que no pudiera negociarse. También me dijo que no había contrato de teléfono, por lo que me tendría que encargar de conseguir un proveedor de internet. El gas era estacionario y había que conseguirse un proveedor, y además iba a ver si me podía recomendar a alguien que me ayudara con la limpieza.

Con respecto a la ubicación, la casita estaba como a 25 minutos de la oficina, que en distancias Leonenses es como de coapa a Satelite.

Ciertamente no estaba fascinado, pero era lo mejorcito que había visto hasta entonces, además el precio era un poquito mas alto que el dormitorio universitario, así que platicamos como si el deal estuviera cerrado.

Ya en resignación hice una escala en una cafetería con WiFi para buscar alternativas finales. Google me hizo un guiño y me dio un resultado a un par de cuadras de distancia. Hablé con el dueño y en 15 min. me estaba mostrando el lugar.

La zona estaba muy mona, muy cerca de una plaza que estan abriendo, a 5 minutos de la oficina y cruzando la avenida de un Cine VIP. Puntos por ubicación.

El departamento es mas chico que donde vivo en el DF, pero resulta ser que es un edificio nuevo y los muebles de bastante buen gusto. La renta incluye los servicios (Internet, gas, Sky y demás) y una señora que va a hacer la limpieza una vez a la semana. Además, los contratos son por 6 meses. Me vi.

El único pero que le pongo es que el precio estaba bastante arriba de los estándares de León, pero siendo algo temporal en lo que le agarro sabor a la ciudad y encuentro algo mas a gusto, me pareció la opción adecuada, así que lo tomé.

Mañana temprano voy a cerrar el trato y regresar al DF, que todavía me faltan cosas que hacer en mi semana de nini.

Faltan 24 días para la primavera.

...nomás rugir.

¿Me falta mucho para León?

Bonita ella

La casita.

Bien fresa y motherno

Departamento Nuevo!

 

Final de temporada

febrero 22, 2014

Hoy fue mi último día de trabajar en el Banco.

Cuando entré hace 12 años, todavía estaba en la universidad, no había nacido ninguno de mis sobrinos, no existía mi blog, todavía existían las torres gemelas y Vicente fox era presidente.

El tiempo es una mamada.

De las dos semanas que di como aviso hasta el día de hoy, las cosas tomaron un tono surreal. Un limbo en donde ya la decisión estaba tomada pero aún estaba sujeto a la misma rutina de siempre. Un tipo de agonía/duelo pero cómodo como la rutina.

Todavía en algunas reuniones alcancé a discutir y a opniar acaloradamente sobre proyectos nuevos que no veré terminados.

Hoy me tomé el día para recorrer el edificio y despedirme de mis compañeros, hubo de todo. Aquel que la noticia le tomó de sorpresa, aquel que me dijo que el ya estaba pensando en lo mismo (pero no lo hará), aquel que conocí poco pero que percibí honestidad en sus buenos deseos, el oompa loompa agradecido (aunque suene a Jabón), hubo quienes me escribieron carta de despedida y la gran mayoría que me despidió en una mezcla feliz-triste.

A mi se me quebró la voz al despedirme de mis amigos técnicos/actuarios, que me enseñaron todo lo que sé de seguros, y las lágrimas me traicionaron cuando me despedí de Maru. 12 años de vernos diariamente, ¿Quién hubiera pensado que de entrar en un proyecto “temporal” ella y yo, unos años después seríamos responsables de la mitad de lo que se hacía en la compañía? Wow.

Una constante en todas las despedidas fueron muchas expresiones buenas sobre mi, e independientemente de que sean o no certas, me siento muy satisfecho haber salido tan bien y apreciado por tanta gente. Además con los resultados de mi área en altos históricos. On top.

Algo que pudo haber mejorado fue mi salud. Una infección en la pierna llegó con un timing nefasto a joder la situación. La última semana fue muy incómoda con la movilidad reducida y hasta tuve que posponer un par de días mis planes de scouteo de la ciudad nueva. Cheil!

Finalmente después de la jornada de despedidas, limpié mi historial de internet, envíe el acostumbrado correo de despedida, tomé mi taza de chewbacca y mi cepillo de dientes y salí del edificio, 12 años después.

La semana acaba de terminar como cualquier otra, así que el shock no ha acabado de llegar por completo. Espero en los próximos días semana tener un periodo de duelo y desapego antes de empezar con nuevo trabajo, nueva ciudad, nuevas rutinas, nueva identidad (I’m Batman) y nuevos aires.

Faltan 28 días para la primavera.

Efectos Personales

Café con Chewbacca y un aliento Fresco, todo lo que uno necesita.

 

Junta de Comité

Junta de Comité: El final