De Mau y su trabajo en un Banco…

abril 27, 2006
La desvelada de ayer pegó un poco. Llegué a trabajar safe en home y desde las 9 anduve en chinga.

Muy temprano me dejaron un recado de otra área del banco diciendo que debido a un error en mi área iban a dejar de pagarle este mes a la compañía 3Millones de pesos. El error lo cometió una de mis niñas, pero aún después de eso supuestamente lo revisé yo, no lo vi y lo dejé pasar. Salió caro. Y aunque esa lana se recupera el mes que entra, se arman desmadres contables y administrativos que no deberían ser.

Mi jefa tuvo a bien avisarme ayer por la tarde de una junta con directores de varias áreas. Me quede tarde preparando un poco de información que pudiera ser útil.
Ya en la reunión en frío y sin anestesia me dijo: “vas Mau” y me encargó dirigir la reunión.
A pesar de que eran temas que conozco perfectamente me agarró descuidado, supuse que ella iba a tomar la dirección y yo solo iba a aportar el conocimiento del tema en mi área. Me preparé para participar no para exponer. Debí haberlo visto venir. Primer error.
Aparte, andaba preocupado por la bronca de los 3 millones, y la preocupación mermó mi atención y participación. Segundo Error.

Mas tarde, mi jefa me platicó que la junta la había planeado como una experiencia “Didáctica”, a ver que cara ponía y como reaccionaba. La parte buena es que me dió feedback muy valioso que aprecié. Ella esta esperando mucho de mi. Me motiva.

Sin embargo, mi conflicto laboral mayor no es lo que mi jefa espere. Me creo perfectamente capaz de desarrollar esas hablidades y tener conocimiento y control de mi trabajo. Donde ando fallón, una vez mas, es en el equipo.

No es que estas niñas no sean capaces, mas bien creo que soy demasiado paternalista y eso debraya en dejar de confiar en ellas y tratar de tomar el control de todo. Por supuesto me saturo y se me van detalles como el de los 3millones.

La razón por la que no confío es que temo que la rieguen y algo truene. La solución, creo es delegar la supervisión de lo cotidiano y aprender a exigir. No siento apoyo real en mi equipo y creo que en gran parte es culpa mía. Aunque no las eximo, se han vuelto medio mañosas y ya me han de haber agarrado el modo. Desarrollar un equipo eficaz no es fácil.

Mañana toca otra sesión de plática con ese par.

Por la tarde tuvimos una junta en el corporativo de Santa fe, donde creo que nos fue mejor. Comimos en el mercado y platiqué muy a gusto con mi jefa en el camino.
En fin se me fué todo el inche día y todavía tuve que llegar a hacer mi declaración de impuestos (Que acabé pagandole 100 pesos a un contador del piso para que me la hiciera, grrr! No quería hacer eso) y a preparar otra junta que tengo mañana por la mañana en otro edificio del banco.
Como saldo, volví a salir tarde y no vi a mi novia. Cheil!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *