House Master

junio 12, 2007
(… o amo de casa)

Pues bien, el fin de semana fue la mudanza, muy simple en realidad. Ya había empezado con la mudanza hormiga y la camioneta solo se llevó un par de muebles y algunas cajas que faltaban.

Fui muy afortunado ya que tuve muchas donaciones para mi casa. El departamento, por ejemplo, incluía refri, cocina y una sala y comedor en pseudo-consigna. Adicionalmente Carlos y Gris me donaron un escritorio y un horno eléctrico y mi madre me cedió una vajilla completa. Además, el timing coincidió con que mi tía que vive en Sonora vaciara su casa de aquí y me donara dos cajas llenas muchas cosas útiles, desde un pelapapas y una cafetera, hasta una colección de pinchemil canastitas de todos tamaños y colores.

Cuando las saqué las canastitas de las cajas, pensé que a lo mejor era algún fetiche raro de mi tía (que yo respeto), y no les vi uso inmediato.
Mi amigo Mario me explicó la teoría canastera de guardar cosas y poquito después, cada vez que tenía alguna cosa en la mano (fibra, fusibles, medicinas, etc) y me preguntaba “¿Donde chingaos pongo esto?” siempre había una canastita al rescate.
Descubrí el poder y uso mágico de las canastitas y ya soy un creyente.

Esta primer semana estoy ensayando tiempos y movimientos y todo indica que los tiempos de transalado en el tráfico se redujeron en 2/3 partes. ¡Yeah!

3 respuestas a “House Master”

  1. Sandy Gallia dice:

    yo pensaba lo mismo de las canastas, hasta que mi mamá me dió una… de ahi todo lo ponía en la canasta, ahora a miles de km de ahi, añoro mi canasta, snif

  2. Adriana dice:

    Queremos fotos y open house!!!!
    Felicidades

  3. MaJaDeRiA dice:

    Felicitaciones!!!!!!!

    Que bueno es dar ese paso y vivir solo. Lo malo va a ser entender que la ropa sucia no se lava sola…pero ya sabrá lidiar con esa molestia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *