Jo’burg – parte 2

marzo 20, 2016

Llovió toda la noche, eso lo sé porque el Jetlag atacó de nuevo, y según Google iba a llover todo el santo día.

No me agüité y después de desayunar, muy animoso me dirigí a la Witwatersrand university para hacer mi siguientes paradas turísticas. La primera fue una galería de arte universitario, que según yo prometía. Tristemente se trataba del arte pretencioso que no me gusta. En una sala supuestamente el tema era el futuro apocalíptico y distópico que nos esperaba, (lo cual se me hace un tema con buen potencial), pero además de las predecibles esculturas con basura reciclada había piezas algo voladas, como por ejemplo el cuadro de un barco hundiéndose, cuyo único mérito era, que según la descripción, estaba hecho utilizando ceniza de billetes de 100RANDS quemados. Pfffft. Mi visita fue breve.

La siguiente parada que tenía programada era el museo de los orígenes, que trata el tema de África como lugar donde nació el ser humano como lo conocemos.

Desafiando a Tlaloc y a su homólogo zulu, me fui caminando bajo la lluvia, y pesar de que no estaba lejos llegué ensopado.
Cómo habré llegado, que antes de decirme cualquier cosa, la mujer de la recepción me mando al baño a secarme.

Lluvia de Otoño

El museo me gustó muchísimo, habla de la evolución del ser humano, hay unas réplicas de cráneos de los diferentes “homos”, incluyendo a Lucy y también hablan mucho de pintura rupestre de la zona y de una tribu local que dicen que ha cambiado poco sus costumbres desde hace muchos años. Al principio se me hizo muy poco probable, pero unas pinturas rupestres que encontraron hace 100 años donde ya pintaron trenes e historias recientes, me convencieron.

Me tomé mi tiempo para pasear por el museo, por que básicamente la mayoría del tiempo estaba solo. Para mi solito. Ya al irme por ahí vi un par de almas igual de pérdidas que yo. El encargado de la tienda del museo me platicó que probablemente había poca gente por el clima, que normalmente estaba mas animado y que los que mas llegan son extranjeros en una proporción de 60-40 vs los locales.

El encargado de la tienda era un tipo hindú (o africano que parecía hindú), fan hard core de Elvis Presley. En cuanto le dije que era de México, luego luego me hablo de las películas que había filmado Elvis en mi país, incluyendo una que supuestamente es en Hawai, pero que algunas partes las habían filmado en Acapulco. Me cae bien la gente así de clavada, ejem, apasionada.

En el museo también había una colección bastante decente, a mi parecer, de fósiles de dinosaurios. Que aunque parecía que había sido curada por alumnos de secundaria ochentera, la verdad es que estaba muy disfrutable.

Comí en la cafetería del museo, tratando de observar los estándares internacionales de la hora del almuerzo y me devolví al hotel.

Justo cuando iba llegando, fue que me buscó mi prima Tania avisándome que ya había llegado a Johannesburgo y que nos veíamos en su hotel para cenar y platicar.

El plan era también dejar en ese hotel el exceso de equipaje para irnos de safari, así que me dispuse a hacer la división de las maletas. Mientras en eso estaba, aprendí (a la mala) no volver a dejar mi maleta cerca de mi papá, quien está dispuesto a que su bandera de las chivas le de la vuelta al mundo.

El hotel de Tania estaba lejos, lejos, como a 45 minutos de donde yo me estaba quedando. Pero el viaje me sirvió para ver mas de la ciudad, suburbios mas nice y autopistas y malls, medio americanizados. Me puso en perspectiva de que hay mucho mas de Joburg de lo que uno puede ver en 2 días.

El hotel estaba en una zona bastante nice, chiquito y bien bonito. Nos recibieron muy amables y nos dieron riquísimo de cenar.
Ahí aprovechamos para ponernos al corriente y me platicó de su subida al Kilimanjaro, que era de donde venía. (!)

Le dejé mi maleta y me regresé a mi hotel para vernos al día siguiente en el aeropuerto con el resto de la familia.

Otra cosa que dejó impresión en mi de la ciudad fue el transporte. Uno de los guías comentaba que el transporte público en la ciudad no era de lo mejor, a pesar de que existen algunas rutas de camiones, trenes, y para el mundial hicieron un metrobus de Soweto al centro. Pero el medio de transporte más usado es la combi (no necesariamente de VW pues, sino de ese tipo de van), lo curioso es que ninguna lleva letrero del tipo “Izazaga” o “Xochimilco Centro”, sino que conductor y peatón se comunican con un sistema de señas. Me explico: el dedo índice hacia arriba, como haciendo un numero 1, quiere decir que uno va hacia el centro. Tres dedos hacia arriba (haciendo una W) quiere decir que va hacia el oeste, los mismos 3 dedos pero volteados haciendo una E, quiere decir que uno va al este (sin albur).

Transporte Público

También hablando de transporte, quiero decir que me declaro Uberbeliever. Con esta es la séptima ciudad en 5 países donde he usado el app de maravilla. Uno solo se ocupa de encontrar Wifi y no hay que preocuparse de parar un taxi, de cuanto va a costar, de que le vean la cara de turista o de un secuestro express. Así es el futuro que me gusta.

A partir de hoy no estoy seguro de cuando tendré internet. Actualizare en cuanto pueda.

Slideshow de Fotos en Flickr:

Johannesburg 2016

O pasa directo al álbum dando click aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *