El Verano del Ratón

Mis vacaciones en Disney fueron muy divertidas. Ya están lo suficientemente lejanas como para hacer una reseña detallada, así que buscaré hacer reseña por tema.

Logistica – El ratón se toma muy en serio el tema de la experiencia. Es fascinante lo que pueden hacer los norteamericanos cuando usan sus capacidades para el bien.
Empieza con la coordinación integrada con el aeropuerto para llevarte al Hotel de Disney, como todos los distintos medios de transporte que hay en los Resorts. Uno se puede mover en autobus, en monoriel, en bote, en tram. Súper conveniente.

Cuando uno se hospeda en uno de los hoteles de Disney, te equipan con una Magic Band, que es una pulserita personalizada que sirve para todo, para pagar tu comida, como la llave de tu habitación, para entrar a los parques, para subirte a las atracciones, y en general para mejorar tu experiencia.

El Fast Pass – Uno de mis temores de visitar la casa del ratón en verano era pasarme la mitad del día haciendo filas interminables. Y pues no. Creo que en Disney mi mayor fila fue de 40 minutos un día, el resto de las atracciones no tuvimos que esperar mas de 10-15 minutos por la magia del Fast pass.
Las filas del fast pass en Disney se alimentan de información de las mismas Magic bands y me imagino que ha de haber algunos algoritmos que controlan el numero de visitantes que se necesitan para que todos tengan una buena experiencia y no hagan filas de mas de 15 minutos.
Uno sincroniza el app del telefóno con su Magic Band y selecciona los juegos a los que se quiere subir y te da un horario para que vayas no esperes. Naturalmente no todas las atracciones estan disponibles siempre, pero se puede aprovechar mucho mejor el tiempo.
Además otra cosa que sobresale es el Wifi impecable que hay en todos los parques. Ya lo quisiera Ocesa en un concierto.

El Hotel – El Art of animation Resort es de los mas nuevos de Disney, y aunque está en la gama de los mas baratos no por eso le resta clase. Que bonito está. 100% Temático, sin duda mejora mucho la experiencia Disney. Nos dimos un día para disfrutarlo, quedarnos a nadar y relax. Una muy buena decisión.

Photopass – Durante la planeación del viaje, en mas de una ocasión me salió un anuncio para comprar el Photopass. Casi ofendido lo decliné. Para que iba yo a pagar por fotos si como buen turista llevaba yo mi camara nuncavista y además mi teléfono para las Selfies.
Al final del primer día, ya en el hotel, browseando el app, me encontré con una serie de fotos de nosotros subidos en rides, y con los personajes, además de unos videitos vaciladores de acuerdo a la atracción. Toda esta multimedia estaba protegida por una marca de agua y un anuncio diciendo que todavía estaba a tiempo de comprar el photopass. Yo me imagino que una combinación del uso de la Magic Band y alguna suerte de face recognition, o magia negra había identificado nuestros rostros y asociado las fotos al app. El futuro.
Por supuesto que deje de poner resistencia y compré el photo pass. El resto de la semana anduvimos cazando fotógrafos del parque, que te toman la foto, le pasas la banda y zas. Lista la foto en el app para subira al “feis” o mandarsela por “was” a los abuelos.
Casi no volví a usar mi cámara. Pinche Ratón Capitalista.

Clima – Justo el verano es la época de lluvias en la zona. Los días básicamente eran de calor maldito e insoportable toda la mañana, monzon de una hora por la tarde y ya mas fresquito por la noche.
El primer día nos agarró un monzón saliedo de una atracción y la gente se aperró en la tienda de regalos esperando que pasara. Mucha gente en un lugar muy chico nos abrumó pronto. Hicimos un análisis rápido de cuales serían nuestras opciones, alternativas y consecuencias. Como estábamos armados con ponchos. Lo mas grave podría ser que se nos mojaran los tenis, por que que chafa andar con zapatos mojados toda la semana. Así que en un acto de valor, nos quitamos los zapatos y salimos a andar descalzos bajo la lluvia. Supusimos que lo peor que nos pudiera pasar es que pescáramos un hongo, pero aún así, seguro salía en forma de Mickey Mouse.
A partir del día siguiente, cargamos las sandalias en el Backpack y dominamos como unos verdaderos profesionales el modo aguacero.

Niños – En el 2004 fui un día a Disneylandia en L.A., y de mis mas fuertes recuerdos, fue ver la cara de los niños a través del parque. En ese momento pensé que hubiera sido buena idea que rentaran niños a la entrada del parque, cuál carreolas solo para disfrutar Disney con uno.
Esta vez, llevé mi propio niño. Que cosa mas divertida.
El primer día de parque, entré a su habitación, abrí las cortinmas para dejar pasar la luz y grité “Arriba todos que nos vamos a Disney”, antes de siquiera abrir los ojos, el niño se levantó de un brinco hasta el techo de la pura emoción, mientras declaraba: “Vámonos, pero todavía no puedo abrir los ojos”.
Ver su cara de asombro y gozo en cada ride, jugar con las botargas, o no permitirse dejar que el ánimo bajara a pesar de estar tan cansado como para dormirse en las escaleras, valió todo el viaje. Pinche Disney que bien tiene medido a su mercado meta.

Atracciones – La mayoría de las atracciones en Disney pueden clasificarse como clásicas, llenas de nostalgia aquellas que el mismo Walt diseñó y a las que también se subuieron nuestros papás. Los Piratas del caribe, la casa embrujada, Space mountain, el carrusel del progreso, el (pinche) mundo chiquito, etc.

Conversación con mi hermana haciendo fila en la casa embrujada:

Mau: mmmh, huele a Disney.
Hermana de Mau: Si, a húmedo y viejo.

Pocas atracciones de Disney han envejecido con gracia, hasta Star Tours tiene un aire noventero medio rancio.

Aunque hay algunas que todavía están vigentes, como El everest en Animal Kingdom, El Rollercoaster de Aerosmith o la Tower of Terror. Y otras que resultaron muy agradables sorpresas, como Phillarmagic en magic Kingdom, Toy Story Mania! en Hollywood Studios, o Flight of Passage del recien estrenado Pandora de Animal Kingdom.

Justo el fin de semana que llegamos a orlando, se llevó a cabo el D23, que es la convención de Disney donde anunciaron remodelaciones fuertes a los parques. (¡Parque y Hotel de Star Wars!), si lo necesitan.

Orejas

Universal – Pasamos dos días de nuestras vacaciones en los parques de Universal, que de unos años para acá se le ha puesto al tu por tu al Ratón.
Harry Potter. Es todo lo que anuncian y mas. La inmersión en el mundo mágico y el detalle que le ponen está espectacular. En la tienda de túnicas, el espejo te dice si te ves bien. En el baño de mujeres suenan los lamentos de Myrtle, El callejón oscuro de Diagon Alley vende puras cosas macabras y en la tienda hay un cofre con un Boggart que a veces se mueve. A pesar de que hay muchas tiendas de varitas, todos se aperran en Ollivander para comprar la suya. El Expreso de Howards que te cambia de parque en parque y te deja en Hogsmeade es lo mas. In-cre-i-ble.

Y ni hablar de las atracciones, muros de pantallas de alta definición en 3D, donde movimientos del carro, viento y cambios bruscos de la perspectiva engañan al cerebro y se dan unas sensaciones espectaculares. La misma tecnología usada en atracciones como King Kong, Spiderman o los Minions, si me volaron la cabeza. (Me cagan los minions pero me divertí como uno en el ride)

Universal no se salva de las atracciones que han envejecido mal, por ejemplo el Show de Terminator 3D, dónde el video introductorio parece grabado en VHS en el que Linda Hamilton de hace 20 años y un Edward Furlong adolescente nos quieren advertir que el Ex-gobernador de california nos va a salvar de Skynet. Me dieron ganas de darles mi propia advertencia:”Venimos del futuro no salgas en la pelicula de Olayo”

Hablando también de atracciones recicladas, está el ride de los Simpson, que si bien no está malo. Me dolió mucho que lo hicieran justo encima de el Ride de Volver al futuro.

Objetivamente y nostalgia aparte, creo que Universal tiene mejores atracciones que Disney, pero en organización Universal no le llega al ratón ni de cerca.

El sistema de pase Express, para las atracciones de Universal se fundamenta en quien tiene lana para pagarlo. Por 150 dolares adicionales a la ya cara entrada, te dan derecho de entrar por la fila express. Nada te garantiza que todos los que compraron el pase express se quieran subir al mismo tiempo que tu, y acabes haciendo un filón de aquellos. No le vi ciencia como en Disney.

En uno de esos días, ya entrados en la nostalgia, comimos en el Hard Rock Cafe, que es de los pocos que quedan ya.

Esfuerzo físico – Fuuck! Fue un viaje muy muy muy pinche cansado. Se camina mucho y tener una condición como la mía no ayuda. Si me tomo varios días la recuperación.

Lo malo – Casi al final de la semana mi hermana resbaló en el lobby del hotel. El piso estaba mojado por la lluvia, no había señales de piso mojado y cuaz! mano rota.
Fuimos al hospital, la inmovilizaron y arreglaron para que pudiera aguantar el resto del viaje.
El Ratón nos ofreció extender la estancia para recuperar la magia perdida, pero pues en calidad de que nos ibamos a quedar con un brazo roto. Nos la cambiaron por otras vacaciones en el futuro, y ahora estamos buscando que se hagan responsables y paguen los gastos médicos. Ahí va. Moraleja: No viajen sin seguro

Entre el accidente y el cansancio hubo un momento de bajón, pero nos recuperamos y juntamos el ánimo para los 2 días que nos faltaban.

También descubrí que ya soy inmune al souvenir. No se cuándo paso eso. Mis dos compras fueron un imán y una camiseta de Star Wars.

Fotos en Flickr como siempre 🙂

Orlando 2017

agosto 18, 2017

El mágico mundo del color

El pasado mes de Abril Nicolás, mi sobrino cumplió 10 años.

Pensé en el regalo que le dí a Ana Paula en su cumpleaños 10 y quise que fuera igual de significativo pero sin chotear la idea.

Traté de ponerme en sus zapatos e imaginarme algo que fuera significativo para un niño de 10 años. Disney me vino a la cabeza.

Hice cuentas, le avise a su mamá y en cosa de nada ya estabamos con el plan armado para el verano.

Los últimos tres meses han sido una vorágine de emociones y planeación para el viaje, que he disfrutado (y sufrido bastante).

La última/única vez que he estado en Disney World en Orlando fue hace 24 años y las cosas han cambiado bastantito desde entonces.

Tratando de delegar algunas tareas en la organizada, decidí buscar ayuda profesional y hacer mis reservaciones a través de una agencia de viajes. En mi mundo un viaje Disney debería de ser cosa de todos los días en una agencia ¿no?
Pues no… entre lo leento que funcionaba la agencia y la intensidad del nazi de la diversión, no fue una buena combinación. Me tardaron UN MES entero en cerrar el deal. Solo para pagarles tuve que andar correteandolos para que me dieran un numero de depósito… Sad.

En el tema de la planeación lo primero que hay que hacer es pensar la fecha para el viaje. Aqui no hubo mucho espacio para escoger, ya que dependíamos del calendario escolar por el niño y la mamá maestra. Así que la decisión fue justo en verano.

Desde el momento en que decidimos la fecha he estado buscando ponerme en modo zen, anticipando encontrar gentíos de gente y esperas en filas interminables. Definitivamente no es lo ideal pero mi mantra es que eso no me debe arruinar el viaje. Además de que el humor que uno tome, definitivamente será transmitido al niño, y pues mejor que el recuerdo sea de un viaje divertido al de todos estuvieron de jeta mientras hacían fila.
Voy mentalmente preparado. Creo.

Una vez que nos pusimos de acuerdo en fechas (8 días), hubo que decidir que lugares visitar y que cosas hacer.

Disney Tiene 4 parques (magic Kingdom, Epcot, Hollywood Studios, Animal Kingdom) + dos parques acuáticos. Universal tiene dos parques (Universal Studios. Islands of Adventure) + uno acuático nuevecito que acaban de abrir en mayo.

Para estar 8 días, la selección fue: 2 Días de Magic Kingdom, 2 Días de Hollywood Studios, 2 Días de parques de universal, un día de Animal Kingdom y un día de relax sin parques.

Seleccionamos un hotel del mismo Disney para hospedarnos por conveniencia. Uno tiene acceso al plan de comidas y chance de entrar a los parques antes o salir después, en algunos casos.

Escogimos el hotel “Art of animation” que es de los mas nuevos y mas populares. El hotel está bastante grande y tiene areas ambientadas de acuerdo a La Sirenita, El rey León, o Cars.

Para empezar a tomar estas decisiones y en paralelo que sufría con la agencia de viajes, me puse a investigar todo lo que pudiera acerca de Disney World y… ay güey!

Una cosa maravillosa que le ha dejado el internet al mundo es el de unir a tanta gente con fetiches intensos y diversos.
Por supuesto el fetiche de los parques de Disney es enooorme, así que encontré mucho mucho material.

Entre todas las fuentes aterricé y me acomodé en 3.

  • Beyond The Kingdoms, que son unos hermanos con un podcast semanal dando santo y señe de temas puntuales de Disney, que si el Dinner Plan, que si como reservar en un hotel, los medios de transporte, y tienen uno buenísimo de puro Star Wars en Disney.
  • The DIS unplugged, estos vatos llevan haciendo 20 años de podcast! igual dando reseñas, noticias y Tops de lo mejor y lo peor de los parques.
  • The Tim Tracker. En este un hipster con bigote vacilador que se la pasa en todos los parques de Orlando, y sube videos también muy específicos, dando detalles en vivo.

Si hay algo en lo que Disney le echa ganas, es en que los visitantes tengan una experiencia “Mágica”.

Recuerdo muy bien que hace 24 años que fui, la hora de comida era bastante complicada por que todo estaba lleno. Uno tenía que decidir si hacía fila para Space Mountain y morir de hambre, o para comer en lugar de subirse a un juego.

Ahora te recomiendan que hagas una reservación anticipada (¡hasta 6 meses antes!), para evitarte osos en el parque. La gente se lo toma bastante en serio, por ejemplo, yo hice reservaciones 2 meses antes, y había restaurantes que ya no tenían lugar. (Especificamente el restaurante ambientado como el castillo de la Bella y la Bestia que es super popular).

También en el esfuerzo de tratar de controlar masas y tiempos de espera, el “Fast Pass” está incluído en el paquete. Uno decide la atracción a visitar, la hora, la cargas en el app y zas, uno se presenta a una fila especial no taaan larga. También te recomiendan que hagas tu reservaciones de Fast Pass, con anticipación (¡hasta 60 días antes!)

Como conclusión, el costo de reducción de los tiempos de espera lo ganas cediendo espontaneidad y margen de improvisación.

En fin, espero acabar cada día con la suficiente energía para escribir un post.

julio 14, 2017

Primavera So Far

El primer día decidí salir al parque metropolitano a que me diera la primavera.
Naturalmente había mucha gente, como se acostumbra en estos días. Tan solo para estacionarme esperé media hora, no me molestó, no tenía prisa y tenía a/c en el auto.

A pesar de la gente, la visión de las jacarandas me animó el día y me hizo sentir como que la salida había valido la pena.

El pretexto para visitar el parque era un llamado “Encuentro entre coleccionistas”, que yo leo en todos los casos como “Expo-Chacharita”.
Efectivamente eran tres tristes stands, pura chachara que ante el ojo no entrenado se podría confundir como basura.

Lo que me llamó mucho la atención, fue que en la mayoría de los stands se presentaban grandes variedades de cochecitos de juguetes tipo matchbox. Jamás me imaginé que existiera en León tal comunidad.

En uno de estos stands vi a un señor muy concentrado inspeccionando y seleccionando cochecitos. Los precios iban desde 20 hasta 600 pesos, dependiendo el carrito. Una parte de mi le quería hacer conversación al señor y entender cómo uno empieza una colección, habiendo tanta variedad, es materialmente imposible conseguirlos todos, así que alguna especialización se debe de tener. ¿Como empiezas? ¿En cuales te especializas? ¿Que detalles y variantes buscas?. Fascinante.

Me dio gusto saber que esta comunidad existe localmente, y no porque fuera a empezar a coleccionar cochecitos, sino por que saber que en la ciudad hay gente apasionada en algo al filo de la freakés me da paz.

Al otro día, para no hacerle mosca a la señora que hace el aseo me fui al cine. Fui a ver Voráz, o Raw.

La película me gustó mucho, la secuencia del dedo está impecable.

Saliendo de la función me puse a reflexionar ¿cómo es que la película había llegado a las carteleras comerciales de León? Donde lo único que se ve es el blockbuster de la semana y cosas como No manches Frida.

Llegué a la conclusión que siendo el terror uno de los generos favoritos del espectador promedio mexicano, o almenos eso me da a entender la cartelera semana a semana, las cadenas y distribuidores ya no ponen mucha atención cuando eligen las películas para exhibir, y escogen alguna de terror para llenar la selección, sin saber bien de que va.
Me podrían alegar que si sabían que fue na película muy aclamada en Cannes y el choro que quieran, pero si de eso se tratara, no tendríamos que esperar meses para ver las películas nominadas al Oscar, y eso si es que las llegan a programar en León. Por poner un ejemplo.

En fin, al menos sali ganón con quien sea que haya tomado la decisión de proyectarla.

Saliendo del cine, me llegó la ola de opiniones por el trailer de EVIII. Meh, se me hizo exactamente igual al del EVII. Esperemos a diciembre para emitir juicios.

El tercer día, también salí a que me diera la primavera, pero en menor medida. Fui al parque a sentarme a comer una paleta helada y leer mi libro. Ese fue mi highlight.

El último día, solo salí de casa para comprar una bolsa de hielo a la que pudiera abrazar mientras duermo. Fuck el calor.

Además, algo tiene la plomería de mi casa que hasta el agua fría sale caliente. Es la onda en el invierno, pero en esta época del año no me es posible tomarme una ducha fría, lo cual según yo, si vulnera mis garantías individuales.

abril 17, 2017

Semana Inglesa

Hace unas semanas me informaron que se iba a dar una reunión de planeación del 2017, entre todas las personas que somos responsables de la operación en distintos países y que la reunión se iba a dar en Londres.

La sede fue elegida meramente por logística, aunque la mothership está en un pueblito irlandés, la mayoría para llegar allá tenía que pasar por Londres, así que se ahorró un paso y se decidió que nos vieramos en un hotel del aeropuerto.

La sesiones se planearon para  miercoles y jueves, y pues no pude dejar pasar la oportunidad y pedí un par de días de vacaciones para conocer la capital Inglesa.

La preparación fue estándar, me vi un par de documentales de la historia de la ciudad, leí la Wikipedia y armé un playlist. También estuve investigando lugares que ver y visitar. Pregunté a mis amigos que vivieron allá y me soltaron muy buenos tips. Como se antojaba complicado andarse moviendo desde el aeropuerto, me conseguí un AirBnB cerca del centro para quedarme en mis días de paseo.

El vuelo fueron 10 horas sin mayor novedad. Lo único fue es que me enteré que mi nivel de pasajero frecuente no me daba para el upgrade a primera clase y me toco irme como la perrada. También dejo constancia que ya soy de aquellas personas que viajan con cojincito para el cuello, de esos que parecen herraduras. Previenen el cabezazo y hacen bastante el paro para cuando uno viaja distancias largas. Me convertí.

Día 1

Lo primero que hice al llegar a Londres fue hacerme de una tarjeta del transporte público, que fue de los mejores consejos que me dieron, el metro + camiones + google maps = uno ya no se pierde ni aunque se esfuerze.

Llegué al Airbnb y el anfitrión me recibió muy amable, me enseñó mi cuarto y me dio la clave del WiFi. Ya eran como las 7:00 pm del sábado cuando llegué, pero la diferencia de horario estaba a mi favor y yo traía energía de sábado a la 1:00pm (…que tampoco es tanta, no se vayan con la finta), así que salí a mi primer parada programada.

La selección del Airbnb tuvo dos deal breakers, una es que tenía baño privado. Y la segunda es que está muy bien ubicado en el centro de la ciudad a 300m del Tate Modern Museum. En mi investigación previa me enteré que el Tate permanecía abierto los sábados hasta las 10pm, por lo que me dio tiempo razonable de visitarlo y no desperdiciar ni un momento de la visita.

Lo primero que visité en el museo fue el mirador en el décimo piso. Londres me recibió con unas panorámicas nocturnas espectaculares y luego me dediqué a explorar el museo. El arte moderno me divierte mucho, digo, hay cosas estéticas que disfruto mucho, pero en general me divierte pensar en el artista clavándose en justificar por que una cáscara de mamey gigante es arte. (Seguramente el que no sabe de arte soy yo)

Además del mamey, me encontré con Dalís, Picassos, y de sorpresa también unos Rothkos, que no esperaba. Sin duda el highlight del museo es el museo en si, construído en lo que fue una nave de un planta de energía, tiene una presencia muy imponente.

En el museo también estaba en exhibición parte de la colección personal de Elthon John, me parece que en su mayoría fotos. No entré, en parte por que había que pagar 17 libras y en parte por que me quedaban pocos minutos del museo abierto.

Mi idea era que la paseada por el museo me dejara lo suficientemente cansado para bajarle un poco al jetlag. Pero entre el vuelo y la caminada un calambre nocturno resultó mas peligroso que el Jetlag. ¡Auch!

El Tate

Londres de Noche

Cascara de Mamey

Rothko!

Día 2

Al día siguiente me levanté muy temprano para encontrarme con skene, quien había reservado en un lugar muy cuco para desayunar. Nos vimos en Picadillo Circus, que justo tiene las pantallas en reparación, así que se veía bastante equis y nada parecido a las películas. Desayunamos agusto, y luego nos fuimos a la caza de un Banksy que estaba cerca, aprovechando me llevó a ver el antiguo edificio de Apple Records donde los Beatles dieron el famoso concierto de la azotea. El lugar no tiene ni una marca ni una placa, pero comparando fotos vs landmarks se ve clarito. Me tomé la foto como turista que soy y me acepto.

La siguiente parada era pasar a Buckingham para ver a la reina. Y si, ahí estaba. Sin haberlo premeditado en ese momento estaba pasando el cambio de guardia, así que hubo show marcial y todo, y la reina no pudo salir a saludar. De ahí continuó una caminata muy sabrosa por el mall, hacia Westminster, el Big Ben, las casas del parlamento y todo esos landmarks que salen en todos lados anunciando Londres. De nuevo me tomé las fotos como turista que soy y me acepto.

Ya entrado en el “Shameless Tourism”, decidí que no me iba a ir de Londres sin mi foto cruzando Abbey Road, así que fue la siguiente parada.

La dinamica de ese crucero es la pura onda, esta llena de turistas que esperan a que no pasen autos para cruzar y tomarse la foto. Todos en la misma sintonía, así que se respetan los lugares y tiempos de cruce, para que cada quien tenga su foto igualita. Los conductores que pasan por ahi, sin embargo, se les alcanza a ver la cara de fastidio por tener que pasar por ahí y andarse frenando para no atropellar turistas. Lo disfruté mucho.

Después de Abbey Road la siguiente parada fue Soho para comer en un restaurante oriental algo caliente que dominara al frío, seguido de una nieve de coco para traerlo de regreso. Luego me subí a mi primer double decker para ir al Imperial War Museum.

La guerra no es buena, y los ingleses han estado en bastantitas. Por supuesto destaca la segunda guerra mundial con una sala dedicada al holocausto, que hace que se haga el corazón chiquito. También hay un águila nazi que se trajeron de Berlin cuando entraron los aliados en 1945, me impresionó mucho, me dio escalofrío y todo. También hay una sala dedicada a como vivía una familia promedio durante la WWII. La musicalizé en mi ipod con “When The Tigers Broke Free“, fue otra sensación fuerte.

Me llamó la atención que vi muy poco relacionado a la guerra de las Malvinas, apenas una mesita con unos cuantos periódicos. Pero igual llegué tarde y me faltó ver todo un piso dedicado a la primera guerra mundial.

Salí del museo, y ya estaba oscuro. Google Maps indicaba una caminada de 20 minutos al Airbnb, y pues me la aventé. El cansanció mató definitivamente al Jetlag y dormí de corrido.

I, me, Mine

Bajan!

Niño perdido versión Real

Alza la Mano!

Encuentre las diferencias

Que estaba en la casa del Führer...

Día 3

Al día siguiente mi primer parada fue el British Museum, el museo está muy mamón, esta enorme y lleno de cosas interesantes, acabárselo en una visita es misión imposible, así que hice paz conmigo mismo de lo que me fuera a perder, respiré profundo y entré.

Mi principal interés era ver de cerca la piedra Roseta y pues si, la historia in your face. Uno se siente chiquito no solo en el espacio, sino también en el tiempo.

Ahí muy cerquita de la piedra, en la sala de exposición egipcia sobresale la cabeza de una estatua de Ramses II, lo primero que me vino a la mente fue Ozymandias, y efectivamente el audioguía confirmó que esa cabeza sirvió para inspirar el poema.

Toda la sala de tesoros Sirios es también muy imponente, estatuas colosales para generar miedo y respeto en el enemigo, que también lo hacen con el visitante.

También está el Monumento a las Nereidas de hace 2500 años que encontraron en Turquía casi destruído y se dedicaron a armarlo cual lego histórico. O las ruinas recuperadas del Mausoleo de Halicarnaso. Uno se lo aprende en la clase de historia en la primaria, pero jamás me imaginé estar frente a ellas.

Otra sala donde se me cayeron los chones, fue las ruinas del Partnenon Griego. ¡Que cosa! También ahí aprendí de como el gobierno griego las quiere de vuelta y el museo se hace como que la virgen le habla.

Sin duda en la historia, el Imperio Británico, ha sido muy gandalla en mas de una ocasión, y la verdad no sabía si sentirme ofendido por el derecho auto-atribuido que se dan, o agradecido por haber armado una colección tan impresionante que tuve la oportunidad de ver, y que en casos como el Monumento de nereidas, quien sabe si hubiera sobrevivido otros 150 años, para el goce de la humanidad. Doble moral.

Otra pieza que también estaba esperando ver era la serpiente Azteca de dos cabezas hecha de Jade, y demás piezas Mexicanas en exhibición en el museo, pero resulta que justamente la sala Mexicana estaba cerrada al público por remodelación.

Me di mi paseo por la zona de Inglaterra romana, y la sala japonesa para ver una armadura Samurai y al final me empaché de museo. Es imposible disfrutarlo en una sola visita.

Además me cansé mucho. Entre la caminada del día anterior, la visitada al museo y que mi vieja mula ya no es lo que era. Mis piernas pedían descanso.

Hice una breve pausa para meditar sobre mi plan para la tarde, que era irme a encerrar a otro museo igual de grande y de si mis piernas lo iban a soportar. Tomé el autobús y llegué a Trafalgar Square y el ánimo me volvió al cuerpo.

Ahí en la plaza de Trafalgar está la Galería Nacional donde tienen arte muy variado. No le presté la atención que me hubiera gustado, pero hice escala en algunas piezas muy agradables de Tiziano, Leonardo, Van Gogh y demás.

Al caer la tarde, en un desplante de desapego y desprendimiento, consideré buscar una función de teatro para terminar el día. Tristemente los precios estaban lejos de ser amables con mi presupuesto.

Finalmente decidí terminar el día regresando al depto, e investigando detalles para mi plan del día siguiente.

Nereidas' Temple (Donde se bailaba el Danzón)

Guamazo Griego

A Mau le gusta Trafalgar y a Trafalgar le gusta Mau

Galería Nacional

Día 4

Mi día tenía contemplado iniciar con una sesión fotográfica del Battersea Power Station. Mi plan era tomar uno de los clipper (Autobús por el Río), para tomar las fotos desde el Támesis. El truco era que los horarios eran muy específicos y mi ventana de tiempo para hacerlo por la mañana era limitada.
Ese día finalmente conviví un poco durante el desayuno con mis anfitriones en el departamento, y entre que me levanté tarde y la platicada se me hizo tarde y según google ya no llegaba a tomar el clipper.

Justo estaba haciendo pucheros en una esquina, cuando google me recomendó que tomara una ruta alternativa, y que si bien no iban a ser fotos desde el támesis, si me podría tomar mi selfie desde otra vista.

El Battersea Power station justo está en proceso de rehabilitación para hacerlo departamentos, centros comerciales y esas cosas. Así que además de estar cerrado al público es un sitio en construcción lleno de trabajadores, camiones y grúas. Mi turismo es muy incluyente, así como ruinas del Partenon, también considera una fábrica en cosntrucción. Puse el album Animals en los audifónos, me tomé la selfie y me sentí feliz.

La siguiente parada de mi día, fue el London Eye. Todavía era temprano, llegué unos 30 minutos antes de que lo abrieran y ya estaba optudimoder. El turismo no descansa en esta ciudad.

El london eye está patrocinado por Cocoa-Cola, y me llamó la atención que no se cansan de tratar de venderte la foto del recuerdo y de armarte un paquete turístico para otros “rides”.

Después de la vuelta panorámica, ahí mismo tomé el clipper por el Támesis para ir a Greenwinch y visitar el observatorio y el meridiano 0.

Greenwich es muy bonito, y además del observatorio hay muchas cosas que ver. Tristemente el tiempo estaba contado, así que dejé muchas cosas pendientes.

El observatorio está muy simpático, y efectivamente la linea del meridiano esta llena de turistas que (somos y nos aceptamos) tomandose la foto donde se empieza a contar la vuelta al mundo. La noche anterior me enteré de que si uno pone un GPS sobre la línea, no marca 0º00’00”, y que la línea verdadera está como a 100 metros al este junto a un bote de basura.

Luego del tour por el observatorio y mi foto de turista, me pasé al platanario. En la función que me tocó, en vez de ponernos una película narrada por Sigourney Weaver, fue un ser humano quien nos dio una plática mientras le movía a la proyección de la bóveda celeste londinense. Estuvo muy buena y muy disfrutable. Me acordé de mis amigos astrónomos.

Un detalle del planetario que me gustó mucho es que tienen una terraza dedicada a Yuri Gagarin. En mi opinión, en este mundo occidentalizado en el que nos tocó vivir, no se le da el reconocimiento que se merece. Me dio gusto que le dedicaran una terraza, y si no hubiera hecho tanto pinche frío hasta me hubiera sentado a tomar algo ahí.

Después de la visita a Greenwich, mi siguiente parada era otra de turismo nerd. Resulta que una secuencia de Rogue One: A Star Wars Story, fue filmada la estación del metro de Canary Wharf. Algo así como Total Recall en la estación de metro insurgentes. Fui por la selfie.

Ya estando en Canary Wharf, descubrí que es la zona financiera y de negocios super nice de Londres. El rumbo está muy bonito, super bien comunicado, lleno de centros comerciales y oficinas. Zona Godín inglesa.

Conforme se iba la luz del día,igual se iba apagando mi ánimo por que se me acababan las vacaciones. Pasé al Airbnb por mis cosas y tomé un taxi rumbo al lugar donde me tocaba ir a trabajar al día siguiente.

Mau en Battersea

El ojo de mau vs el ojo de londres

From the Top

Con un pie en el oeste y otro en el este (sin albur)

Gagarin!

Canary Wharf

Base imperial en Scarif!

Día 5/6

La sesión de trabajo estuvo muy productiva, vi a mis compañeros de otros lados del mundo con los que hablamos seguido pero nos vemos poco. Como toda sesión de trabajo de este tipo, acabé con tarea y un proyecto para el resto del año. La verdad el proyecto está muy interesante. Veremos.

Día 7

Después de dos días de talleres y presentaciones, como nuestro vuelo de regreso salía ya muy tarde, aún nos quedaba una mañana para hacer alguna actividad turistica. No me tomó mucho trabajo convencer a mi jefa de salir a pasear en lugar de quedarnos a trabajar. Mi primera opción era ir a conocer el estadio de Wembley, pero la idea no fue muy popular. Además habíamos quedado de vernos para almorzar con una ex-compañera que recien se había ido a vivir allá.

Despues de investigar un poco y pedir sugerencias, decidimos ir al Palacio de Kengsinton, que es donde  viven los principes Kate y Harry, y en su momento la Princesa Diana. El palacio tiene relativamente poco que está abierto al público y tiene exposiciones varias. Concidió que ese día estaban abriendo una exposición de la moda a través de Diana, y estaban muchos de sus vestidos en exhibición. Como pasearse entre una Vanidades a mitad de los 80’s. Eso si, la exposición convocó a un montón de gente. Llegamos temprano y nos dio tiempo de verla de inmediato, pero nuestra compañera que llegó un poco mas tarde tuvo que hacer una hora de fila. Aprovechamos para platicar y chacotear.

Otra de las exposiciones del palacio que me dejó un muy buen sabor de boca fue acerca de la Reina Victoria, quien había nacido y vivido en ese lugar  hasta su coronación a los 18 años. Una mujer bastante cabrona y que los ingleses quisieron mucho. A ella le toco la épocas de la revolución industrial a finales del s. XIX y una buena época para Inglaterra. Me enteré que la reina toda su vida llevo un diario, cuando murio llevaba ya 122 volúmenes (!). La exposición estaba llena de citas y pasajes escritos por la reina misma, lo que le daba una perspectiva de primera persona muy sabrosa.

Después del Palacio fuimos a almorzar y la plática siguió muy sabrosa, hasta que finalmente nos tuvimos que despedir y enfilar al aeroplatano.

Los Jardines de Kensington

El rey era gamer

Fila para ver los vestidos de Diana

Jardine de Kensington

Esa fue mi primer visita a Londres. El album de las fotos lo encuentran en Flickr, dando click aqui.

Londres 2017

Faltan 22 días para la primavera.

marzo 01, 2017

Mnemotecnia

No me considero muy bueno aprendiéndome nombres y relacionándolos a las caras. Casi siempre cuando voy a un restaurante se me olvida el nombre y la cara del mesero que me atiende, y me condeno a que, en caso de requerir algo, ande a la deriva buscando a alguien que se apiade de mi aunque no sea su mesa.

En pocas ocasiones justo cuando se está presentando el mesero, me acuerdo de mi mala memoria y hago un esfuerzo por asociar el nombre con la cara. No es muy frecuente, pero me siento muy ganador cuando logro referirme al mesero/a por su nombre y agradecerle el servicio.

Un método para tratar de aprenderme los nombres desde un inicio es buscar relacionarlos con algún tocayo familiar o famoso. No tengo problemas, cuando me presentan a alguien con el nombre de mis hermanos o familia cercana, una Edna, por ejemplo siempre será Krabappel, un Enrique -> Peña nieto, un Ramón (O Germán) serán siempre Valdéz, etc.

La técnica me ha funcionado, pero para nada es infalible. Tenemos por ejemplo el caso del ex-novio de mi prima de nombre Paul. Inmediatamente lo asocie con el Ex-Beatle y nunca titubeé al referirme a él. Al tiempo finalmente cortaron y mi prima se consiguió otro novio (ahora esposo) de nombre John (o Johnatan). ¡El terror! Vivo con el miedo de llamarlo con el nombre del ex-novio, o en una menor regada decirle, George, o Ringo.

Recientemente entro un nuevo compañero a la oficina de nombre Noé, Mi mente en autocorrect lo asoció a un nombre bíblico, pero no tuvo la suficiente sagacidad para asociarlo al pasaje del diluvio, ya le he llamado Abraham (como el de Walking Dead), Isaac (como el cantinero del Crucero del Amor) y Moisés, ps como Moi…

En fin, faltan 43 días para la primavera.

febrero 06, 2017

Pubertad Bloguera

Hace 14 años, estabamos muy contentitos brincando de blog en blog, navegando entre extos de gente común y encontrando opiniones, a veces parecidas y a veces encontradas.

Hoy las opiniones lo buscan a uno, en el muro del feis, en un grupo de whatsapp de la famila o los colegas. La gente se sube a su ladrillo y te restriega su opinion, indignación, exaltación, meme, noticia falsa, articulo clickbaitero, oración, o  cualquier otra cosa que considere relevante. Regularmente la opinión va acompañada de piel delgada que se ofende ante cualquier opinión en contrario, o peor tantito del unfollow.

Hoy recibí un video en un grupo de whatsapp, el video mostraba a un tipo borracho mentando madres después de un accidente de tráfico. El tipo gritaba que era el hijo del Secretario de Hacienda y que se los iba a chingar a todos si no lo dejaban ir. En el marco del video, había unas letras grandes y sobresalientes que decía: “Hijo de secretario choca por borracho” y aparecía la foto de Luis Videgaray.

Los mensajes de los demás miembros del grupo se apresuraron a emitir jucios y a aceptar la información como se les presentó. Me pareció bastante improbable que ese tipo fuera hijo de Videgaray, primero por que decía que era el hijo de secretario de Hacienda, Videgaray ya tiene rato que no lo es, y si hubiera sido su hijo el video ya habría levantado un poco de mas noticia. También el tipo ya se ve grandecito, y el Sr secretario no se ve taan mayor, además de que estoy seguro que el hijo de la mano derecha del presidente ha de tener un miniejercito de guaruras que seguro le impedirian hacer un oso de esa magnitud, y mas en las épocas del gran hermano social.

Efectivamente, un googlazo de un minuto me dio el contexto que el video es de hace dos años y el tipo en cuestión, no es hijo de videgaray, sino de otro priista de menos abolengo y finalmente solo era un gañan pedorro haciendola de tos. Nuestro gran hermano le bautizó en su momento como “Lord Poblano” o algo por el estilo.

Mandé la aclaración al grupo de whatsapp, diciendo que era un video viejo y que el tipo no era nada de Videgaray, e incluí el link a la nota para mayor referencia. Evidentemente el remitente se puso a la defensiva y me dijo priista. ¡Cheil!

Para nada soy fan de nuestro primer becario y mi aclaración no fue en intención de defenderlo, simplemente me cuesta trabajo creer que en grupos donde hay gente que aprecio tanto, se coman la nota tal cual y así tal cual la reenvíen esperando nula resistencia. Mas aún después de lo que vimos en la elección de USA con las noticias falsas.

En fin, asi esta pubertad de comunicación digital, ojalá nos toque ver cuando madure.

Por lo pronto este blog también llegó a la edad de la punzada y cumple 14 años. ¡Pastel para todos!

Faltan 50 días para la primavera.

febrero 01, 2017

Dos mil diecisiete

…entonces decidimos ir a recibir el 2017 en la Rivera Maya. Lo planeamos desde marzo sabiendo que es la mas alta de todas las temporadas.

Estuvo rico. El calor y la brisa marina me curaron el asma en cuanto aterricé. Pase unas noches jugando juegos de mesa con mis sobrinos que bien podrían calificar como uno de los momentos tops del año. Y en general fue una rica semana.

De vuelta en León, el asma no me perdona haber regresado a la ciudad (cualquier ciudad) y me anda stalkeando.

A la hora de la comida, suelo ir a comer a casa y tomar una siesta antes de regresar al trabajo. Mi departamento es frío, no le da mucho el sol. Cuando me subo al auto para regresar a trabajar, el calor de haberlo dejado estacionado bajo el sol me abraza. Me gusta esa sensación. …the little things.

El próximo mes doy el último pago de mi hipoteca, mi departamento en el DF será mio y no del Banco.

De ahí en fuera, aún no estoy seguro que hacer con el 2017.

Faltan 71 días para la primavera.

enero 10, 2017

Zeitgeist Musical 2016

Si usted vino aquí solo por la música, aqui dejo pues el playlist de spotify. Y en un gran esfuerzo de la producción aqui dejo los archivos para su uso y abuso.

Aqui las listas de 2012, 2013, 2014 y 2015

Este año spotify se puso las pilas e hizo una lista mas como lo que yo estaba esperando.
El zeitgeist de este año se basa en mis top songs de Spotify, pero hay algunas otras cosas que me asaron musicalmente en 2016, así que no necesariamente es el mismo.

El 2016 nos toco con muchas pérdidas musicales, pero siendo profundamente honesto, la única que me pegó en alguna medida fue la de Bowie. De Leonard Cohen conozco relativamente poco, Prince me cayó gordo desde que no quiso presentarse en MTV en el cambio de milenio a tocar 1999, y George Michael se nos fue al final y pues no tuvo tiempo de musicalizar el año.

Otro logro musical del 2016 fue el paso que dio la lista de correo emepetresero de mis amigos blogueros a lista de spotify. Este playlist fue de particular utilidad en los viajes carreteros del año.
Gracias @salvadorleal @yosola @alicedice @markynio @semidios @monovenus @verde75 por seguir musicalizando mis días.

Menciones honoríficas

Kissing a Fool – George Michael
A pesar de todo, es necesario hacer una mención a George Michael y su contribución a mi OST. En 1988 en pleno auge de WFM y su magia digital, el Faith bien pudo haber sido parte del zeitgeist. Elegí kissing a Fool como representante digno.

Nuestra Canción – Monsieur Periné
Esta canción fue contribución de @yosola al playlist Bloguero. Está muy feliz y ayuda subr el ánimo.

Luna  – Zoe
Esta canción me fue recomendada y aunque estoy seguro de haberla oído antes, ya no me será posible escucharla sin asociarla con la primer luna.

Y ahora si, la lista en orden ascendente:

Heaven – Psychedelic Furs
Mi generación es víctima de la nostalgia, y nada que suene a los 80’s (la parte buena) como los Psychedelic Furs. Esta canción ha envejecido con gracia.

The Pretender – Foo Fighters
Por que no hubiera sido un zeitgeist sin una canción de los Foo. Esta es una de mis favoritas.

Your Song – Elton John
Y hablando de nostalgia, también llegó esta canción de Sir Elton. Me cuesta un poco de trabajo el principio, pero ya entrada la canción se me hace muy muy bonita.

You’re So Cool – Hans Zimmer
Del soundtrack de True Romance. Película en mi Top ten.
Clarence y Alabama Worley. Tony Scott, Guión de Tarantino. Películas de Karate, Pie, Gary Oldman, Cadillac, Michael Rappaport. TJ Hooker, Dennis Hopper, Christopher Walken, Tony Soprano de minion, Brad Pitt Pacheco, Back in a Bodybag, Elvis, Bronson Pinchot, mucha cocaina, rollercoaster.

The Passenger – Iggy Pop
Esta canción es pasajera frecuente en esta lista.

I remember You – Skid Row
Skid Row ya había estado en estas listas, hay canciones que llegan para quedarse.

Strawberry Fields forever – Beatles
Una ida a Irapuato a uno de los tres mil festivales de fresas que existen me dejo sonando esto en la cabeza por un buen rato.

Candy – Iggy pop
Me sorprende que después de tantos años no haya salido esta canción en el Zeitgeist. Una verdadera joya que dificilmente puedo escuchar sin cantar.

Supersoaker – Kings Of Leon
Esta canción repitió del año pasado, no estoy seguro de como llegó, pero si estoy seguro de que me gusta.

Middle of Nowhere – Hot hot heat
Esta es otra canción que repitió del año pasado. Canción feliz.

Houston – Dean Martin
En mi nazidiversionismo, es necesario hacer un playlist antes de cada viaje. En el puente del 16 de septiembre fui a conocer la NASA y esta canción fue parte del soundtrack.

Simple Song – The Shins
Otra canción quedada desde el 2015. La verdad es que no hubo taanto flujo en el spotify este año.

Life on Mars? – David Bowie
Durante todo enero le di mis respetos a Bowie con un playlist de éxitos. Life on Mars es una de mis favoritas y se quedó durante 2016.

I’m Kissig You – Desiree
Un tema de debate álgido es cuanto daño (o no) Baz Luhrman, le ha hecho al cine. Un punto que yo tengo a su favor es el Soundtrack de Romeo y Julieta de 1996, que incluyen esta pieza que se me hace muy romántica. Ayuda la escena de la película donde la presentan un joven DiCaprio y una Claire Danes que parece muñequita, además de que la película, como todas las películas entre 1994 y 1997, me la aprendí de memoria en mi época de cácaro.
Decidí incluir la canción en un playlist este año y regresó a mi vida.

Royals – Lorde
Royals llegó a mi zeitgeist unos años tarde, pero llegó con fuerza. Est canción pobló mi earworm mucho mas veces de las que recuerdo. Raro que no haya llegado mas alto en la lista.

Zimbabwe – Bob Marley
El highlight de mi 2016, sin duda alguna fue mi safari por África. Conocer Sudáfrica, la tierra de Mandela, Botswana, lugar con atardeceres espectaculares y ver de cerca y en libertad desde leones, elefantes, hipótamos, antílopes, etc. Y por supuesto Zimbabwe, con las cataratas Victoria, el último nombre en la lista alfabética de la ONU y esta canción de Bob Marley sonando en mi cabeza.
Brother You’re Right!

Cheap Thrills – Sia
No estoy seguro si clasificar esta canción como placer culpable. Básicamente por que me gusta y no me da culpa. Me trae muy buenos recuerdos de la primavera de 2016, de aquellos días donde la primer luna estuvo tan presente.

Video Games – Lana del Rey
Video Games apareció de nuevo en el zeitgeist y nada menos que en el top 3. Esta canción me sigue atrapando e  hipnotizando cual Kah a Mowgli. Este año la encontré particularmente sexy.

Stuck in The middle with you – Stealers Wheels
Hay algunas canciones que remiten a escenas específicas y segun el contexto personal hasta icónicas. Stuck in the middle lo hace con perros de reserva. Dejo la escena, (spoiler:violencia explícita not for the faint of heart).

Esta canción llegó a mi 2016 en un juego de Cash n’ Guns, que es un juego de mesa en el que los jugadores tienen que formar parte en un “Mexican Standoff”. Nos pareció apropiado musicalizar el juego con esta canción.

Cake By the Ocean – DNCE
Esta canción musicalizó la primavera del 2016, y estadísticamente eso hace que entre en la parte alta de zeitgeist. El video también esta divertido y lo dejo por acá.

Faltan 81 días para la primavera.

diciembre 31, 2016

Mostaza

No cerré el frasco de la mostaza con suficiente fuerza. Y mientras lo sostenía de la tapa para guardarlo la gravedad hizo lo suyo.

Mientras el frasco caía, encontró varios lugares donde rebotar, burlando leyes de la física en el proceso y esquivando mis torpes manos que trataron de interceptarlo.

Mi cocina ahora parece escena del crimen de algun ser con sangre amarilla.

 

octubre 17, 2016

43

Hoy hubo celebración de cumpleaños en la oficina, y como los cánones y protocolos oficinales dictan hubo pastel a la homenajeada.

Mientras alguien partía el pastel, alguien mas lo repartía. Habiendo salido y repartido  varias rebanadas, la persona que repartía el pastel preguntó “¿Cuántos faltan?”.

Al fondo de la oficina se oyó una voz: “Faltan 43”

septiembre 26, 2016