Rachmaninoff

enero 22, 2009
La semana pasada me compré otro rompecabezas y ya casi lo acabo. Resultó ser una actividad muy relajante.

Cuando iba en segundo de secundaria un maestro de música nos mandó a un concierto a la sala Ollin Yollitzi y nos pidió un trabajo escrito acerca del mismo, no dio mas indicaciones.

Fui pues al concierto y sobra decir que a la tierna edad de 13 años no sabía nada de música, ya ni digamos digamos clásica o como apreciarla. Tampoco era muy perspicaz (…aunque a los 33 no he mejorado mucho) y sinceramente no supe de que hacer mi trabajo.

Se me hizo fácil tomar el programa que nos habían dado y transcribirlo tal cual a máquina de escribir, como un primitivo copy/paste, ponerle una carátula y entregarlo. Además coronando el cinismo, todavía engrapé el mismo programa y el boleto como evidencia de que había ido al concierto.

A la semana siguiente el maestro de música me regreso mi trabajo con un redondo cero.

Creo que no fui el único que entregó una barbaridad por que acto seguido el profesor nos cagó al salón completo.
Nos pidió un poquito de creatividad y sentido común (una de sus frases célebres era: “Tomen drano para que se les destape el cerebro”), nos dijo que podríamos escribir de los instrumentos, del compositor, de como se conforma una orquesta, etc.
Ahora sé que quería que fueramos creativos, por lo que no nos dió instrucciones adicionales.

Creo que esa sola clase de música valió todo el curso, y aunque suene a anécdota de Kevin Arnold en episodio barato de “Los años maravillosos”, constantemente me acuerdo de la exigencia tácita de mi maestro y busco estimular mi imaginación y evitar técnicas como el copy/paste a toda costa.

Finalmente, después del regaño, el maestro de música nos dio la oportunidad de volver a hacer el trabajo e intentar despertar la creatividad escondida en nuestros pubertos seres.

Fui a mi casa y transcribí textual de la enciclopedia la biografía de Rachmaninoff.

3 respuestas a “Rachmaninoff”

  1. Un cuate dice:

    Ya deja los puzzles y buscate una mujer, que si no te vas a quedar solo el resto de tu vida.

  2. J. Lüver dice:

    entonces supongo eso lo aprendiste mucho después, por que si como enseguida, no creo, jaja

  3. Semidios dice:

    no pude evitar recordar el chiste del wey que no puede armar el rompecabezas del tigre en la selva…. si no te lo sabes recuerdame de contártelo !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *