2009

enero 06, 2009
La fiesta de fin de año fue un éxito.
Uno de mis primos consiguió un casa grande grande en cocoyoc para que toda la familia se escapara a celebrar.
La casa era de hecho grande, según mi papá la casa era como de narco y vivió con el pendiente de que nos cayera la AFI y nos apresara como a Miss Sinaloa.
Afortunadamente no llegaron, y si hubieran llegado seguro hubiera alcanzado la comida y bebida para todos, ¡Qué Bacanal!.

Mientras todo esto pasaba los Reyes magos se adelantaron y pasaron a mi casa y me dejaron un Rompecabezas y una licuadora (¡No mas licuados con cuchara!)
Tuve un fin de semana muy zen armando el rompecabezas. Lo disfruté mucho. Creo que son lo mío.

Entre los puntos malos del fin de semana es que por alguna razón cósmica (o maldición pagana), amanecí con un ojo muy hinchado estilo hombre elefante (“¡No soy un animal!”). Pero ya estoy mejor.

Mi oficina está en 5 pisos arriba del suelo. Hoy por la tarde me tocó ver un globo con carta elevarse justo afuera de la ventana.

3 respuestas a “2009”

  1. Ingrid dice:

    yo uviera querido ver tu expresión con el globo enfrente jeje.

    Qué chido de la fiestota, estos excesos valen tanto la pena 🙂

    Feliz ojo digo feliz año hinchado, perdón, japiniuyir

  2. Mau dice:

    Aaaaaarghhh! ¡Mis ojos, mis ojos!

    Sigue Gozando!
    Mau

  3. Anonymous dice:

    ¡ay ojón! Feliz 2009!!!! =)

    Claudia Treviño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *